| 5/28/2013 12:00:00 PM

¿La yuca el cultivo del siglo XXI?

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) aseguró que la yuca es un tubérculo con "gran potencial" que puede llegar a convertirse en el cultivo del siglo XXI.

El modelo de agricultura respetuosa promovido por la FAO, denominado "ahorrar para crecer", puede llegar a incrementar de manera sostenible los rendimientos de la yuca en un 400 por ciento, según afirmó la organización, con sede en Roma, a través de un comunicado. Para la FAO, la solución pasa por lograr un mayor rendimiento del cultivo gracias a la mejora de la salud de la tierra, en vez del uso intensivo de productos químicos.

En lugar de los monocultivos asociados normalmente a los sistemas agrícolas intensivos, "ahorrar para crecer" alienta el cultivo mixto y la rotación de cultivos, así como el manejo integrado de plagas en lugar de pesticidas químicos. Según la organización, el enfoque ha dado resultados "espectaculares" en ensayos llevados a cabo en Vietnam, donde los campesinos que utilizaron tecnologías y prácticas mejoradas aumentaron los rendimientos de yuca un 400 por ciento.

En Colombia, por su parte, la rotación del cultivo de yuca con fríjol y sorgo impulsó los rendimientos, lo que no se había conseguido sólo con el uso de fertilizantes minerales.

La FAO explicó que la producción mundial del tubérculo se ha incrementado en un 60 por ciento desde 2000 y se acelerará aún más en la década actual, después de que las autoridades hayan reconocido su "enorme potencial".

Una de las razones que impulsan la demanda de yuca es el elevado precio de los cereales, lo que convierte al tubérculo en una alternativa "atractiva" al trigo y al maíz, sobre todo porque de la yuca se obtiene una harina de alta calidad que puede usarse como sustituto de la de trigo.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?