| 9/16/2013 5:00:00 PM

Engañado hasta por los astros

El brasileño Eike Batista dijo que fue engañado por ejecutivos petroleros sobre la real posibilidad de producir crudo, para explicar el colapso financiero de su grupo, que también atribuye a los astros.

El empresario Batista, cuya fortuna se redujo de US$30.000 millones hace un año y medio a unos US$900 millones actualmente, dijo al diario The Wall Street Journal que el grupo de ejecutivos petroleros al que llamaba su "dream team" (equipo de ensueño) lo engañó, porque eran expertos en hallar petróleo pero no en producirlo. "La motivación no era necesariamente traerme la verdad", declaró el empresario, que en su apogeo llegó a ser el hombre más rico de Brasil y el séptimo del mundo. "Yo soy el mayor perdedor en esto", planteó el empresario, de 56 años, que concedió la entrevista en Rio de Janeiro.

El grupo de empresas de minería y energía EBX de Batista creció a la par de la economía de Brasil en los últimos años.

Creada en 2007, OGX era la estrella del grupo, pero a mediados del año pasado rebajó sus estimaciones de producción de crudo en un campo bajo el mar y comenzó su derrumbe. Este año no aumentará su producción e incluso podría dejar de producir petróleo en ese lugar. "Yo creí en eso. Viviendo en un país que tiene esos descubrimientos de petróleo gigantescos, ¿por qué yo no podía haber sido bendecido con uno de ellos?", se pregunta el empresario en la entrevista.

Batista atrajo inversionistas y el valor de sus empresas subió como la espuma.

A Batista le gustaba decir que sus activos eran "a prueba de tontos", pero desde que entraron al mercado ninguno reportó ganancias, señala el diario.

De acuerdo a la consultora Economática, OGX tenía un valor de 14.173 millones de dólares al cierre de 2012, contra 1.294 millones la semana pasada. Es la compañía que más ha perdido del grupo, mientras Batista trata de buscar inversionistas para mantener su proyecto a flote. Según la prensa, la compañía tiene una deuda de 3.600 millones de dólares.

Supersticioso, Batista añadió una X al nombre de sus empresas, para atraer la buena suerte con el símbolo de la multiplicación. Ahora también achaca a los astros la caída en desgracia de su imperio. "Si usted mira mi mapa astral, este período no fue favorable para mí. ¿La buena fase? Comenzó este mes", aseguró.


Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?