Revista Dinero

Marcos Agostini, vicepresidente sénior de Interval para América Latina

| 9/21/2012 6:00:00 PM

La nueva apuesta de Constructora Bolívar

Durante el Congreso mundial de Interval en Orlando, Florida, sus organizadores revelaron cómo se está moviendo el negocio de los tiempos compartidos en el país. Constructora Bolívar es la pionera de la industria.

Orlando, Florida. Durante el decimocuarto Congreso Internacional de Interval –entidad encargada de agremiar a la industria de tiempos compartidos en el mundo- sus organizadores han dejado ver que el futuro de ese sector en Colombia empieza a dar pasos de gigante.

Según le dijo a Dinero.com, Marcos Agostini, vicepresidente sénior de Interval para América Latina, un importante grupo de empresarios ya esta enfilando sus baterías para echar a andar grandes complejos dedicados a ofrecer el, por ahora poco explorado, servicio de tiempos compartidos en el país.

Es el caso de Constructora Bolívar que, tras dos anos de analizar el comportamiento del mercado hotelero en Colombia, decidió construir y abrir las puertas de La Gran Reserva Anapoima, un complejo conformado por 69 villas y operado por Zuana Beach Resort. “Estamos muy complacidos de darle la bienvenida a La Gran reserve Anapoima a nuestro negocio global. Este desarrollo demuestra que Constructora Bolívar esta comprometida con la industria de tiempos compartidos y con eso esta ayudando a abrir nuevos mercados en Suramérica”, asegura Craig M. Nash, CEO de Interval.

La Gran Reserva Anapoima no es más que un lujoso espacio que ofrece a sus clientes la posibilidad de acceder a un hotel de primer nivel mediante el modelo de tiempos compartidos. Según palabras de Agostini, el proyecto ya esta vendido en un 50%, cifra importante si se tiene en cuenta que cada membrecía cuesta alrededor de US$120.000. “Esto lo que demuestra es que Colombia ya esta preparada para apostarle a este tipo de modelo”, remata el ejecutivo.

La apuesta de Constructora Bolívar, a juicio de los expertos, podría convertirse en el caldo de cultivo para apuestas similares en el corto plazo en zonas turísticas como el Eje Cafetero, Cartagena o Santa Marta. Un esquema que en otros países de la región ha contribuido a su crecimiento económico de forma significativa. Tal y como ocurre en México, donde a estas alturas se han desarrollado 127 proyectos de este estilo en celebres balnearios como Cancún, Cabo San Lucas o Puerto Vallarta. Un fenómeno que ha convertido a ese país en el segundo en términos de ventas mundiales -después de Estados Unidos- con US $ 3.100 millones durante 2011.

Pero a pesar de que Colombia empieza a perfilarse como un atractivo destino dentro de la industria de los tiempos compartidos, aun existen talanqueras que en el corto y largo plazo podrían afectar el crecimiento de esa industria en el país. La razón es simple: “aunque Colombia tiene parajes hermosos como el Parque Tayrona, el Eje Cafetero o Cartagena, definitivamente la falta de infraestructura es el gran escollo para que este sector crezca al ritmo esperado. Sobre todo los precarios aeropuertos que usualmente se ven en ciudades como Santa Marta o Cartagena y las deterioradas vías que hacen que los desplazamientos se hagan realmente largos”, explica Agostini.

Por lo pronto, mientras las condiciones siguen dándose, lo cierto de todo esto es que el negocio de los tiempos compartidos mueve millones de dólares en el mundo al ano y podría convertirse en un renglón adicional de la economía nacional en una coyuntura que, sin lugar a dudas, vive su mayor crecimiento hotelero.                                                              
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×