| 10/17/2012 3:50:00 PM

La Ley que acaba con el monopolio de telefonía móvil

Tal y como lo habían anunciado hace unos días, los congresistas Juan Mario Laserna y Jorge Enrique Robledo radicaron el proyecto de Ley Antimonopolio en la Secretaría General del Senado.

El senador Robledo explicó a Dinero.com que la Ley pretende 4 aspectos importantes: que ningún operador de telefonía móvil pueda tener más del 30% de los ingresos totales que genera la industria en el país en los mercados de voz, datos y contenidos y aplicaciones, “límite que favorecerá la competencia, causando menores precios y más calidad en los servicios que prestan las empresas de telefonía celular”.

En caso contrario, la empresa tendrá que reducir ese porcentaje para cumplir con el requerimiento y, en ese sentido, los entes reguladores (Superintendencia de Industria y Comercio y Comisión de Regulación de Comunicaciones) tendrían que estar pendientes de se cumpla con el margen.

Así mismo, la Ley establece medidas para evitar el monopolio en el uso del espectro radioeléctrico, bien público de todos los colombianos, para favorecer a los usuarios de telefonía celular.

Los senadores, mediante la Ley, también pretenden que no venzan los saldos de las recargas de los prepago y pospago, que a los usuarios solo se les cobre por el tiempo consumido, que los cobros de los consumos por fuera del plan de los celulares pospago se orienten a costos y que el valor de los minutos y datos en planes prepago se orienten a costos, más una utilidad razonable.

Finalmente, los funcionarios públicos exponen que la Ley obliga a los reguladores a garantizar el roaming.

Así las cosas, de aprobarse la Ley, el tema de la posición dominante tendría final, pero qué tan factible es que aprueben la Ley, con una empresa afectada como Claro (Comcel), que tendría que verse obligada a reducir su nivel de ingresos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?