| 6/6/2013 5:23:00 PM

La guerrilla no está en proceso de paz con Ecopetrol

Ecopetrol denunció haber sufrido este año un total de 90 atentados guerrilleros a sus infraestructuras, lo que casi dobla los ataques registrados en el mismo lapso de 2012.

Estas cifras fueron reveladas durante un debate de control político de la Comisión Quinta del Senado, mientras que el vicepresidente de Transporte de Ecopetrol, Jaime Bocanegra, explicó después a RCN Radio que la mayor parte de los ataques estuvieron dirigidos a los oleoductos Caño Limón-Coveñas y Transandino.

El primer oleoducto, de 780 kilómetros de longitud, tiene capacidad para transportar diariamente 220.000 barriles de crudo al puerto de Coveñas (norte) desde el departamento de Arauca (este); mientras que el segundo tiene 306 kilómetros entre Lago Agrio (Ecuador) y el puerto de Tumaco, en el suroeste colombiano.

Según esta denuncia, en los primeros cinco meses del año pasado se registraron 50 ataques, por lo que casi se han duplicado los atentados, que impiden temporalmente el transporte del crudo y llegan incluso a causar desastres medioambientales.


Bocanegra descartó por el momento implantar seguridad militar en las instalaciones de Ecopetrol, pero abogó por instalar mecanismos tecnológicos para garantizar la seguridad.

Tanto la principal guerrilla colombiana, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como la segunda, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), han identificado las infraestructuras petroleras y mineras como un objetivo militar, en rechazo de la política energética del Gobierno de Juan Manuel Santos.

De hecho, estos dos grupos insurgentes anunciaron en un comunicado conjunto el pasado mes de abril que habían llegado a un acuerdo regional en el sur del departamento de Bolívar (norte) para unir sus fuerzas contra la industria petrolera y minera.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?