| 8/22/2016 4:23:00 PM

Justo & Bueno demanda a D1 por presionar a sus proveedores

Pelea entre Justo & Bueno y D1

Una acción judicial por competencia desleal, el nuevo round que viven dos de las principales cadenas de comercio de descuento.

La pelea es peleando. Así se deduce del nuevo episodio que viven dos de las principales cadenas de comercio del país, Mercadería SAS –que maneja en el país la marca de tiendas Justo & Bueno– y Koba Colombia –cuya marca es tiendas D1–, luego de que la primera acudiera a la Superintendencia de Industria y Comercio, (SIC), acusando a la segunda de ejercer supuestas presiones para intimidar a sus proveedores y trabajadores.

Ya el 27 de junio la SIC había decretado medidas cautelares contra Koba Colombia –de propiedad de Valorem y dos fondos de capital–, que fueron confirmadas el pasado 18 de agosto por la delegatura para Asuntos Jurisdiccionales de la entidad, a través del auto 73471.

Pero esta vez los directivos de Mercadería Justo & Bueno –cuyos fundadores fueron los creadores de las tiendas D1 en 2010 y vendieron en febrero del año pasado su participación a Valorem– fueron más allá y decidieron instaurar una demanda por competencia desleal contra Koba, la cual fue admitida por la misma delegatura, a través del auto 72980 del 17 de agosto.

La demanda apenas inició su trámite y todavía tendrá que surtir un largo proceso mientras la entidad realiza una investigación más profunda.

Sin embargo, la confirmación de las medidas cautelares por parte de la SIC contra Koba, le dan por ahora la razón a Mercaderías SAS, cuyos directivos se han quejado de presuntos actos de competencia desleal que su rival comercial habría adoptado, con el fin de coartarle su acceso al mercado. La SIC decidió confirmar estas medidas cautelares el 18 de agosto, luego de resolver un recurso de apelación que había interpuesto Koba en el cual esgrimía sus argumentos sobre el tema.

La decisión de la SIC confirma que en adelante, los propietarios y administradores de Koba Colombia, dueño de las tiendas D1, deberán abstenerse de “presionar, exigir, persuadir, amenazar o intimidar de cualquier forma, ya sea directa o indirectamente, a los proveedores, sociedades y/o empresas que actualmente abastecen a Mercadería, para que aquellos se nieguen a suministrar a esta los insumos, bienes y servicios necesarios que requiere para desarrollar su actividad económica u objeto social”.

La SIC les recuerda además que deben abstenerse de presionar, amenazar o intimidar de cualquier forma a los proveedores con los cuales Mercadería esté adelantando negociaciones, así como tampoco podrá presionar a los empleados, personas vinculadas o consultores de Mercadería Justo & Bueno, por el hecho de desarrollar actividades laborales para esa empresa.

Vea también: La batalla comercial entre D1 y Justo & Bueno

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.