| 11/7/2012 6:00:00 AM

A juicio, ladrones de mercancía en supermercados

Las millonarias pérdidas por los robos en los supermercados obedecen a la persistencia de los delincuentes, quienes saben que las grandes cadenas no se tomarán el tiempo y los recursos para judicializarlos.

En la mayoría de los casos, los ladrones que operan en los supermercados son reincidentes porque encuentran en estos establecimientos comerciales un escenario de fácil acceso para hurtar y, en caso de ser sorprendidos, los administradores de los locales son tolerantes y no los judicializan.

Según el último Censo Nacional de Mermas dado a conocer por Fenalco, en Colombia el “Robo Hormiga” en supermercados y grandes superficies, representó en el año 2011 pérdidas por 114.843 millones de pesos, cifra con la que se podrían generar miles de puestos de trabajo y viviendas de interés social.

Una encuesta realizada por el gremio de comerciantes a los consumidores en la que se les preguntó si están de acuerdo con la judicialización a un ciudadano por sustraer productos de una gran superficie, la mayoría (70%) contestaron que sí, pero dependiendo del valor del producto robado.

Dentro de la porción restante de los clientes encuestados, el 17% respondió que los ladrones sí deben ser judicializados sin importar el precio del producto, mientras que el 13% restante dijo que no.

Teniendo en cuenta la hipotética opción de considerar un valor para la judicialización de los delincuentes, Fenalco también preguntó en la investigación desde qué precio debería judicializarse un ciudadano, a lo que la mayoría (25%) contestó $200.000.

Sin embargo, el 24% cree que debería ser desde $100.000, 19% desde $50.000, 15% desde $500.000, 12% desde $10.000 e, inclusive, para el 5% de los clientes deberían judicializar a estos ladrones así el robo represente $5.000. 

Pero Alto Colombia, empresa especializada en la prevención del “Robo Hormiga”, invita a todos los comerciantes a tener una actitud de tolerancia cero, judicializar  el 100% de los casos e implementar estrategias de prevención y comunicación social para disuadir a los infractores de seguir delinquiendo.

Esta empresa es especializada en la reducción de perdidas por robo y fraudes en supermercados, grandes superficies, centros comerciales y todo tipo de industrias que presenten esta problemática, a través de la aplicación de estrategias legales, disuasivas y tecnológicas.

En cuatro años de operación en Colombia, la compañía ha judicializado más de 12.000 incidentes a nivel nacional; en lo corrido del 2012 ha judicializado cerca 3.500 casos, de los cuales el 70% corresponden a personas reincidentes. Bogotá es la ciudad que reporta mayor frecuencia con el 50% de los casos; Medellín 20%; Cali 20% y el 10% restante en la Costa Atlántica.

Según Luis Anaya, gerente de Alto Colombia, “el llamado es judicializar tanto los casos de hurto externos como internos. Todos los días estos infractores se especializan y utilizan diferentes modus operandi. Los fraudes electrónicos y utilizar  menores de edad para evadir la ley son algunos de los casos detectados en el ultimo año”.

La compañía cuenta con un software donde se almacena día a día información valiosa sobre los incidentes reportados y el comportamiento de los infractores;  este sistema muestra que en Colombia los hombres son los que más roban en las grandes superficies con un 60%, frente a un 40% de las mujeres.

Durante el año 2012, Alto ha detectado una gran proporción de casos en donde menores de edad se ven involucrados directamente con robos a establecimientos comerciales, niños y adolescentes que han sido sometidos por adultos o bandas organizadas que ven en ellos la oportunidad para seguir en la impunidad, ya que según la ley los menores de 14 años están excluidos de tal responsabilidad penal.

“Si un menor de edad es sorprendido en flagrancia, se debe poner de inmediato a disposición de la Policía de Infancia y Adolescencia y estos a su vez al Instituto de  Bienestar Familiar; el hecho que estos delitos no se reporten oportunamente, hacen que se conviertan en la cuna de la delincuencia, es decir, que un pequeño puede empezar robando un confite y como ve que no tiene un freno, es triste, pero sigue en lo mismo y termina cometiendo delitos mayores", comenta Luis Anaya.

Agrega que según la información reportada a la compañía estos casos van en aumento. Del año 2011 a lo que va del 2012 incrementaron en un 20%, de allí la importancia de informar, responsabilizar a los adultos  y poner en tratamiento a estos niños.

Así mismo, se encontró que las horas a las que más roban están entre 3:00 p.m. y las 8:00 p.m. reportándose el 60% de los casos; los días seleccionados por los delincuentes para sus cometidos son los fines de semana, cuando se presenta una mayor afluencia de compradores y los responsables de vigilancia tienen más trabajo.

“Es necesario sumar esfuerzos y actuar decididamente para combatir la delincuencia, pues aunque individualmente estos robos no parezcan significativos, está demostrado que en el acumulado generan pérdidas millonarias en el sector retail y finalmente en la economía colombiana”, agrega el directivo de Alto.

Según cifras de esta empresa, el  50% de los productos sustraídos en los establecimientos está en el tramo de $0  a $20.000 pesos. Los cinco productos más robados son: enlatados, artículos de aseo personal, productos cárnicos, prendas de vestir y licores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?