| 11/19/2014 7:25:00 AM

Los institutos de inglés se hacen su agosto

En el mundo globalizado ser bilingüe no es ni un lujo, ni una cualidad, sino una necesidad. Los bajos niveles de inglés de Colombia y las exigencias del mercado laboral han pintado un panorama prometedor para las empresas que se dedican a enseñar el idioma.

El dinamismo de las escuelas de idiomas es cada vez mayor. Es una realidad que los profesionales de hoy son más competitivos con una segunda lengua, y en especial, el inglés.

De acuerdo con la cuarta entrega del English Proficiency Index, el índice mundial de competitividad del inglés, elaborado por EF Education First, empresa especializada en realizar intercambios para aprender idiomas, Colombia tiene un nivel bajo de esta lengua, ubicándose en la posición 42 del ranking.

“En Colombia los institutos de idiomas son muy demandados. El bilingüismo no llega al 7% en el país, e inclusive las empresas están invirtiendo en estrategias online para que sus empleados aprendan el idioma. Hoy existen las herramientas para que una persona con diferentes ingresos pueda estudiar. Hay cursos para todos los bolsillos, y para quienes quieran viajar o no”, explica Camilo Andrés Uribe, gerente general de EF Centros Internacionales de Idiomas. En los últimos 30 años, unas 15.000 han realizado intercambios a través de EF y la compañía al año tiene ingresos por US$20 millones.

Según un estudio realizado en el año 2013 en el área de Estudios Económicos del Banco de la República, teniendo en cuenta los resultados en los exámenes de Saber Pro y Saber 11, se encontró, que solo el 2% de los bachilleres y el 6,5 % de los universitarios se pueden considerar bilingües.

Dinero consultó con dos de las más grandes y tradicionales instituciones que enseñan inglés en el país, Kaplan y Berlitz, y al igual que EF coinciden en que su actividad es un buen negocio, dado que dominar el inglés es, sin duda, una vía más rápida para posicionarse en el entorno laboral con mejores condiciones y la gente ya es consciente de ello, por eso hace un esfuerzo para sacarle tiempo y aprender el idioma.

“El inglés hoy no es una cualidad sino una necesidad. El mercado laboral busca cada vez más profesionales altamente capacitados y con un excelente nivel de inglés, esto se debe a que el entorno empresarial es cada vez más global y esto obliga a interactuar constantemente con otros mercados”, afirma Carlos Taboas, director regional de Marketing internacional y reclutamiento de Kaplan.

Según las cifras que manejan algunas de las universidades con las que trabaja Kaplan, los estudiantes que han realizado sus programas en el extranjero consiguen trabajo en un tiempo máximo de 6 meses en importantes industrias americanas o inglesas.

Kaplan lleva 25 años en Colombia y desde la implantación de los programas universitarios, más de 20.000 estudiantes han cursado su grado en EE.UU. o Reino Unido. A nivel global la compañía registró unos ingresos de US$2.200 millones en el año 2013.

Por su parte, Berlitz, con presencia en 76 países del mundo, tiene aproximadamente 9.500 estudiantes en Colombia de los cuales el 90% son ejecutivos. Al año dictan más de 284.000 lecciones con ingresos que superan los $28.000 millones.

“Las clases de inglés son un buen negocio si se hace responsablemente. Lo más importante de este negocio es la evolución del estudiante en su proceso de aprendizaje, más no el negocio en sí mismo. Si hay resultado en el estudiante, hay rentabilidad en el negocio, de lo contrario se engaña, llevando al fracaso a cualquier empresa que no tenga como prioridad el desarrollo del alumno”, concluye Mario Fernando Moscoso Grajales, country manager de Berlitz en Colombia.

Los países con nivel de inglés muy alto*


1. Dinamarca
2. Países bajos
3. Suecia
4. Finlandia
5. Noruega
6. Polonia
7. Austria

*De acuerdo con el índice mundial de competitividad del inglés, elaborado por EF Education First.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?