| 3/26/2013 9:20:00 AM

Industria y comercio se contagian de pesimismo

En contraste, entre los empresarios de la construcción se observa una mejora tanto en la percepción sobre su situación actual como en sus expectativas.

Al aislar factores estacionales, el indicador de confianza industrial muestra un deterioro en febrero de 2013. Los resultados del segundo mes de 2013 de la Encuesta de Opinión Empresarial (EOE) de Fedesarrollo revelan que el Índice de Confianza Industrial (ICI) se ubicó en -3,0%, exhibiendo un deterioro de 13,1 puntos cuando se compara con el nivel observado en febrero de 2012.

La reducción intermensual de 5,1 puntos revierte el ligero avance observado en el mes de enero, después de aislar las variaciones de carácter puramente estacional. Así la serie desestacionalizada del ICI retoma la tendencia negativa observada desde enero de 2012.

El ICI está compuesto por tres elementos: el volumen actual de pedidos, el nivel de existencias y las expectativas de producción para los próximos tres meses.
 
El retroceso interanual de la confianza industrial en el mes de febrero se debe al menos cabo en sus tres componentes, con particular profundidad del volumen actual de pedidos.

Entre enero y febrero hubo un retroceso en la percepción sobre el nivel de existencias. En efecto, incluso cuando se aíslan los efectos estacionales, en febrero se percibe un aumento en los inventarios.
 
Así mismo, en febrero se percibe un deterioro en el balance sobre el volumen actual de pedidos. Por su parte, las expectativas de producción para el próximo trimestre que habían repuntado de forma significativa por elementos típicamente estacionales en el mes inmediatamente anterior, se corrigió a la baja en la medición de febrero.

El porcentaje de utilización de la capacidad instalada se ubicó en 67,9%, nivel inferior a los registrados en 2011 y 2012.

Entre las firmas del sector industrial consultadas, la utilización de capacidad instalada pasó de 70% en febrero de 2012 a  67,9% en febrero de 2013. Pese a esta reducción, el indicador se mantiene en un nivel superior a los registrados en 2009 y 2010.

Vale la pena mencionar que la utilización de capacidad en febrero es con frecuencia la más baja observada a lo largo del año. En febrero de 2013, la percepción sobre las condiciones económicas y socio-políticas  continuó deteriorándose frente lo observado un año atrás.

Cuatro veces al año la EOE pregunta a los industriales sobre su percepción de las condiciones económicas para la inversión. Los resultados del segundo mes del año en curso indican que hubo un detrimento notorio no solo frente a febrero de 2012 sino respecto al mes de noviembre de 2012.
 
El balance de la pregunta sobre favorabilidad de las condiciones económicas pasó de 15,4% en febrero de 2012 a 9,3% en noviembre de ese año y a 0,3% en febrero de 2013.

En particular, cerca de dos tercios de los industriales encuestados 59,7% considera que las condiciones económicas son neutras para la inversión, 20,3% opina considera que las condiciones económicas actuales son favorables y el restante 20% las percibe como desfavorables.

En lo concerniente a las condiciones sociopolíticas, el deterioro fue todavía más fuerte, de manera que el balance pasó de 7,4% en febrero de 2012 a -9,9% un año después. Entre noviembre de 2012 y febrero de este año, dicho indicador se adentró en terreno negativo.

Específicamente, 65,6% de los industriales consultados manifiesta que tales condiciones son actualmente neutras, 12,3% considera que son favorables (porcentaje que se ubicaba en 21,8% hace un año) y 22,2% percibe que son desfavorables.

Comercio

Según los resultados de la última medición de la EOE, el Índice de Confianza Comercial (ICCO) disminuyó en febrero, y a pesar de continuar en terreno positivo, se ubicó en 12,9%, considerablemente más bajo que el observado en cualquier momento desde el año 2009. De esta manera, se confirma el deterioro observado desde principios de año.
 
El índice de confianza de los comerciantes ha anticipado correctamente el comportamiento del Índice de Comercio al por Menor sin Combustibles del DANE y desde principios del año 2000 la correlación entre ambos es de 0,7.

El ICCO está compuesto por tres elementos: la percepción de la situación económica. Actual de la empresa o negocio, el nivel de existencias y  las expectativas sobre la situación económica para el próximo semestre.

El retroceso cercano a 6 puntos entre enero de 2013 y febrero del mismo año es fruto del deterioro en sus tres componentes.

De manera similar, la disminución de 18,5 puntos respecto a febrero de 2012 se explica por una desmejora en los tres balances, con particular deterioro en la percepción sobre la situación actual y las expectativas a 6 meses.

Dos veces al año la EOE tiene un módulo especial en el que  se les pregunta a los comerciantes por el empleo que están generando. El balance de la pregunta si “el número de personas empleadas por la empresa durante el mes fue mayor, menor o igual comparado con el mismo mes del año inmediatamente anterior”, disminuyó 17,1 puntos entre febrero de 2012 y febrero de este año tal que se ubicó en 7,54%.

Este nivel resulta 10,5 puntos inferior al registrado en la medición de agosto de 2012, Aunque ligeramente superior al observado en febrero de 2011.

Entre los comerciantes encuestados, 56,3% manifestó que el número de empleados se mantuvo igual, 25,6% opinó que fue mayor y el restante 18,1% consideró que fue menor.

Desde 2001 la correlación entre esta serie y el Índice de Empleo Total de Comercio reportado en la Muestra Mensual de Comercio al por Menor (MCMM) del DANE ha sido de 0,67.

Construcción
 
En el primer trimestre de 2013, volvió a mejorar la percepción de los constructores sobre su situación actual. Cada tres meses Fedesarrollo realiza una encuesta para los empresarios del sector de la construcción.

Durante el primer trimestre de 2013 se indagó si “este trimestre construyó más, menos o igual que el mismo trimestre del año pasado”. El 35,3% manifestó haber construido más, 28,2% indicó haber lo hecho menos y el restante 36,3% señaló que construyó lo mismo, de manera que el balance fue positivo, 7,2%, y superior al registrado en el primer trimestre de 2012 (3,8%).

Además este balance se ubica por encima del observado en el mismo trimestre de los años 2009 a 2011. Cuando se indagó por la situación económica actual de la empresa en el primer trimestre de 2013, el balance se ubicó en 41,1%, mejorando frente al cuarto trimestre de 2012 y frente al nivel registrado hace un año.

En particular 47% de los constructores consultados afirmó que era una buena situación, 5,8% dijo que era mala mientras el restante 47,2% aseguró que era aceptable. La situación de las empresas constructoras un año atrás era percibida como menos positiva pues 42,5% de los consultados indicaba que era buena y 10,8% consideraba que era mala.

Sumado a lo anterior, el balance de la pregunta “Sus compromisos actuales de  construcción (independientemente de que los trabajos ya se hayan iniciado o no) representan para ustedes un nivel de actividad relativamente alto, medio o bajo” se ubicó en 12,6%. Si bien dicho balance se redujo respecto al cuarto trimestre del año pasado, es superior al nivel observado para el mismo trimestre desde 2008 a 2012.

Las expectativas de los constructores para el trimestre abril-junio de 2013 también mostraron un a mejora. En el trimestre en curso, las expectativas de construcción a tres meses mostraron una mejora respecto al trimestre anterior así como cuando se comparan con las registradas un año atrás.

Ante la pregunta “en el próximo trimestre espera construir más, menos o igual que el trimestre actual (octubre-diciembre)”, 41,4% dijo que construirían más, 15,8% aseguró que construirían menos y 42,7% afirmó que construirían lo mismo. El balance se ubicó en 25,6%, 6,1 puntos por encima de lo reportado en el mismo trimestre de 2012 y 11 puntos superior al último trimestre de ese año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?