| 3/28/2014 5:30:00 AM

La cara amable de la industria automotriz

Además de las tres ensambladoras de vehículos -CCA Mazda, GM Colmotores y Sofasa-, existen otras enfocadas en nichos de mercado y, al contrario de las grandes, presentan un panorama positivo.

Empresas que ensamblan chasises para vehículos de carga o de transporte masivo coinciden en que el negocio cada vez está mejor, tanto así, que están traspasando fronteras gracias a la calidad en la cadena de producción.

Hino Colombia, por ejemplo, decidió establecer su planta en Colombia por la posición geográfica, la estabilidad política y el tamaño del mercado. La planta es 70% de Hino Motors, el 15% es de Praco Didacol y el 15% restante de Mitsuri.

El año pasado la ensambladora terminó cerca de 4.500 vehículos, de los cuales exportó entre el 65% y 70%, principalmente al mercado ecuatoriano, aunque también enviaron unidades a Perú y a Centroamérica. La cadencia de la planta llega a 24 unidades diarias, entre chasises para camiones y para buses.

Así lo describe el director nacional de Hino, Juan Fernando Muñoz, quien a pesar de los resultados reconoce que la infraestructura del país reduce la competitividad por los costos logísticos que representa.

A la empresa también le preocupa las restricciones que encuentra en el mercado con el tema de la chatarrización, porque ha evidenciado una reducción en las ventas de camiones, que solamente el año pasado cayeron hasta en un 40% en el mercado en general. Particularmente la marca tiene en inventario cerca de $2.000 millones que no ha podido comercializar por esta razón.

Sin embargo, asegura que la planta sigue adelante debido a que trabajan en el fortalecimiento del mercado interno, donde han empezado a ganar participación tanto en camiones como en vehículos de transporte masivo.

En cuanto al mercado ecuatoriano, asegura que los clientes no han notado ninguna diferencia al compararlos con los productos que importaban desde Japón, además, las ventas siguen en aumento.

Por otro lado está la planta de Dana Transejes, donde Daimler ensambla los chasises Mercedes Benz para los buses de los sistemas de transporte masivo del país. La operación, que empezó el año pasado, terminó con una producción creciente de 1.300 unidades.

La previsión de Daimler es iniciar la elaboración de prototipos brasileros que serán para transporte urbano y también para transporte intermunicipal, los cuales empezarán a exportarse a Ecuador.

Al final del año la proyección de la compañía es producir más de 1.600 unidades, con una cadencia mensual de 140 vehículos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?