| 9/30/2016 12:26:00 PM

Indugral, la nueva planta de SABMiller que exportará desde Colombia

Con una inversión de US$10 millones y la generación de 111 empleos directos, la cervecera SABMiller acaba de inaugurar su nueva planta que producirá etiquetas de papel, que además de atender el consumo nacional tendrá un claro enfoque exportador.

La factoría, Industria Gráfica Latinoamericana, Indugral, está ubicada en la Zona Franca del Pacífico, a cinco minutos del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón que sirve a Cali, y a dos horas y media del puerto de Buenaventura.

Voceros de Bavaria en Colombia –filial de SABMiller- informaron que la producción inicial de esta planta será de 26.000 millones de etiquetas de papel al año, que se exportarán a las plantas cerveceras que tiene el grupo en Perú, Ecuador, Panamá, El Salvador y Honduras.

Lea también: Bavaria incrementa el precio de algunas de sus cervezas hasta en $500

La directora de Indugral, Nidia López Berrío, señaló que “con Indugral, SABMiller y Bavaria ratifican la gran confianza que tiene en Colombia y en el Valle del Cauca. Con equipos de última tecnología que nos permiten innovar en nuestros procesos, desde la nueva planta, que genera 111 empleos directos, exportaremos a cinco países etiquetas para marcas como Cusqueña, en Perú; Pilsener, en Ecuador; Atlas, en Panamá; Suprema, en El Salvador, e Imperial, en Honduras”.

La construcción de esta planta de etiquetas para los productos cerveceros del grupo SABMiller en varios países de América Latina comenzó en 2014 sobre tres lotes de 8.100 m2, y requirió la compra de modernos equipos de impresión provenientes de Bélgica, Suiza y Alemania.

Lea también: SABMiller se fusiona con AB InBev y crea la cervecería más grande del mundo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?