| 2/25/2015 12:00:00 PM

El banco que sobrevivió guerras, revoluciones y escándalos

El presidente del banco Hsbc, Stuart Gulliver, dijo que 2014 había sido "difícil" para su institución financiera, al reportar que las ganancias habían caído un 17%.

;
BBC
Hablar de un año "difícil" es relativo para una entidad que, pese a la caída, de todos modos alcanzó utilidades por US$18.700 millones.

Pero pocos dudan que los últimos meses han sido movidos para este banco con sede en Londres, que ha quedado en el centro de una tormenta por el escándalo de SwissLeaks.

No obstante, dirán otros, esta es una entidad, más que casi cualquier otra, acostumbrada a sobrevivir vendavales políticos y económicos en todos los rincones del globo.

En 150 años de turbulenta existencia, el banco ha superado el impacto de guerras, revoluciones y escándalos que hubieran devastado a otras instituciones.

Raíces asiáticas

El comienzo del HSBC tiene sus raíces en la época en que el poderío británico no tenía rival en el mundo y su comercio se extendía con particular fuerza en Asia, lo que ofrecía un mercado atractivo para una nueva institución financiera.

"La inspiración para la fundación del banco fue Thomas Sutherland, un escocés que entonces trabajaba para la Compañía de Navegación Peninsular y Oriental", según afirma el sitio web de la institución financiera.

"Se dio cuenta que había gran demanda por establecimientos bancarios locales en Hong Kong y la costa de China, por lo que ayudó a establecer el banco que abrió su primera oficina en Hong Kong en marzo 1865 y en Shanghái un mes después".

Por cerca de un siglo su principal centro de operaciones fue Asia, donde introdujo técnicas bancarias occidentales en muchos de los países de la región.

En 1874 el banco manejó el primer préstamo público en China y en 1888 fue el primero en establecerse en Tailandia, donde también imprimió los primeros billetes.

Para un banco cuya sede principal quedaba en Hong Kong, los desarrollos políticos en China siempre serían centrales a su existencia.

El estallido de La Segunda Guerra Mundial hizo que la sede del banco se mudara temporalmente a Londres en 1941.

Y a su regreso a Hong Kong en 1946 después del conflicto global, las turbulencias de la región siguieron impactando su vida.

Una vez el gobierno comunista de Mao Zedong llegó al poder en China, empezó su gran repliegue.

Entre 1949 y 1955 cerraron la mayoría de oficinas de HSBC en China, dejando solo una pequeña en Shanghái.

Los eventos en Asia llevaron a que HSBC empezara a buscar una nueva estrategia, diversificando su presencia en otras partes del mundo. En la década de 1980 compraron el banco Marine Midland en Estados Unidos.

Y en 1992 completaron su toma del Midland Bank en Reino Unido. El HSBC decidió mudar su sede de Asia y se establecieron en Londres.

En América Latina

Hacia finales de la década de 1990, América Latina empezó a figurar entre las prioridades de inversión del HSBC.

En 1997 compraron Bamerindus, uno de los mayores bancos de Brasil, y en 2002 adquirieron el grupo financiero Bital de México, también una de las principales instituciones de ese país, en transacciones de más de US$1.000 millones por cada una.

Esto además de la compra de grandes instituciones en otras regiones del mundo, como en Turquía y Medio Oriente. HSBC se perfilaba así como un banco de envergadura global.

Los escándalos

Pero si en la década de 1940 del siglo pasado el banco había sobrevivido a la revolución y la guerra en Asia, en el nuevo siglo enfrentaba nuevos tropiezos por cuenta de una serie de escándalos afectando las operaciones de HSBC en múltiples continentes.

En diciembre 2012, el banco pagó US$1.920 millones en multa al gobierno estadounidense para cerrar un caso por lavado de dinero y evitar un proceso penal.

Un informe del Senado estadounidense publicado a comienzos de 2012 alegaba, entre otras cosas, que el banco no había tratado a su filial mexicana como de alto riesgo, pese a los retos de lavado de dinero y narcotráfico que afrontaba el país.

También aseguraba el informe que la filial mexicana del banco había transportado US$7.000 millones a Estados Unidos, más que cualquier otro banco mexicano, y no lo habían considerado sospechoso.

Y que además HSBC había eludido salvaguardias estadounidenses diseñadas para bloquear transacciones involucrando a llamados "estados paria", incluyendo permitir 25.000 transacciones en siete años sin comentar sus vínculos con Irán.

El informe sugería que cuentas del HSBC en México y Estados Unidos eran usadas por narcotraficantes para lavado de dinero. El banco expresó que lamentaba que hubieran ocurrido fallas en la implementación de medidas de control.

Pero como expresara en ese momento el editor de economía de la BBC Robert Peston, ese caso pudo haber terminado en un escenario mucho peor para el HSBC.

"Si el HSBC hubiera sido procesado por esas ofensas, eso habría significado que el gobierno estadounidense y otros ya no podrían llevar a cabo negocios con el banco, lo que habría sido humillante y altamente dañino".

¿Un papel en la evasión global?

La más reciente de las dificultades del HSBC ante la opinión pública proviene de la filtración en 2007 de archivos documentando el dinero que personas de altos ingresos de muchos países han mantenido en la filial suiza de la institución.

Tener cuentas en el exterior no es ilegal en muchas partes del mundo; no obstante, numerosas personas las utilizan para esconder dinero de las autoridades impositivas de sus países.

Según las acusaciones que el banco enfrenta en varios países, HSBC no solamente hizo la vista gorda en cuanto a los evasores, sino que en algunos casos violó la ley al ayudar activamente a sus clientes.

El banco enfrenta ahora una investigación criminal en Estados Unidos, Francia, Bélgica y Argentina. Sin embargo, en Reino Unido, donde la entidad tiene su casa matriz, no se ha tomado acción legal en su contra.

HSBC admitió que algunos individuos aprovecharon el secreto bancario para tener cuentas no declaradas. Pero aseguró que ahora todo eso ha "cambiado fundamentalmente".Y añadió que, ante las nuevas revelaciones, está colaborando con las autoridades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?