| 9/29/2016 12:00:00 AM

Grandes marcas que han enfrentado multas millonarias

Clientes informados y autoridades de control más estrictas tienen contra las cuerdas a prestigiosas marcas que son cuestionadas por temas de impuestos, calidad o prácticas anticompetitivas.

Las malas prácticas empresariales les están pasando una costosa factura a las marcas alrededor del mundo. Cerca de 10 marcas globales se enfrentan hoy a millonarias multas que en conjunto superan los US$50.000 millones y tienen en jaque su estabilidad financiera.

Los asuntos que las tienen en la picota pública van desde cuestionados manejos tributarios, falta de controles efectivos para supervisar el comportamiento ético de sus colaboradores, errores en sus procedimientos de calidad o por incumplir lo prometido a sus clientes.

Aunque algunas de estas multas apenas inician su recorrido ante autoridades administrativas o tribunales judiciales, el daño reputacional ya está hecho. El caso más sonado en el último año es el de Volkswagen, que estalló el 19 de septiembre de 2015 cuando la compañía ordenó una investigación externa por irregularidades en el cálculo de emisiones de los vehículos que vendía en Estados Unidos y que confirmó manipulaciones que le acarrearon una multa de US$15.000 millones, aceptada en junio de este año.

Lea también: Eliminación de multas en tiquetes subiría tarifas de vuelos un 70%

En las últimas semanas, la lupa se ha puesto sobre el Deutsche Bank, que el viernes 16 de septiembre fue notificado por la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor –en Estados Unidos– de una sanción por US$14.000 millones, lo que provocó una caída de 8% en sus acciones ese mismo día.

La entidad fue acusada de haber vendido activos tóxicos inmobiliarios –hipotecas basura– a inversionistas estadounidenses antes de 2008 y actualmente enfrenta litigios con cerca de 8.000 inversionistas en todo el mundo.

Este anuncio se produjo apenas dos semanas después de que la Comisión Europea (CE) ratificara una sanción contra la empresa tecnológica Apple, por haberse beneficiado de rebajas fiscales otorgadas por Irlanda, que generaban distorsiones a la competencia. La CE conminó a la compañía a pagar US$15.000 millones más por los impuestos dejados de pagar entre 2003 y 2014 y, según el diario El País, envió un mensaje contundente: “la ingeniería fiscal no sale gratis en la Unión Europea”.

Clientes mejor informados y autoridades de control dispuestas a cerrarles el cerco a cuestionables prácticas empresariales son responsables de este movimiento que tiene en la mira a prestigiosas compañías hoy expuestas a perder parte de su patrimonio y, de paso, su buen nombre. Este es el panorama.

Lea también: Supertransporte multa a gerente de operador del MIO en Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?