| 7/13/2016 9:29:00 AM

Publicidad del fabricante de Asepxia y Goicoechea ya no tendrá restricción

La Superindustria levantó la censura previa a los comerciales de Genomma Lab ya que la firma acató las instrucciones sobre publicidad engañosa. Sin embargo, la autoridad seguirá vigilándola de cerca.

Genomma Lab ya no necesitará la aprobación de la Superintendencia de Industria y Comercio antes de emitir publicidades para sus productos Asepxia, Goicoechea, Cicatricure, Tio Nacho, entre otros.

Sin embargo, la autoridad seguirá vigilándola de cerca y revisará cada nueva pieza publicitaria que ponga a circular. También anunció que la terminación de la restricción no va a detener las investigaciones en curso por violación de las normas en materia de publicidad. 

La publicidad de esta compañía había sido sometida a "control preventivo" luego de los reiterados llamados de atención a la firma por emitir publicidad engañosa en sus comerciales. Fue la primera empresa sometida a ‘censura previa‘ en Colombia. 

"La decisión se adopta luego de analizar más de 500 piezas publicitarias, que empezaron a ser remitidas desde el 17 de diciembre de 2015 a la fecha, en donde Genomma Lab demostró acatar las instrucciones de la superintendencia y dar cumplimiento a los lineamientos que impone el Estatuto del Consumidor para evitar que los consumidores sean engañados a través de la publicidad", indicó la entidad en un comunicado. 

El control de la publicidad engañosa ha sido uno de los principales pilares de la gestión de Pablo Felipe Robledo en la Superindustria con sanciones a reconocidas marcas por prometer ‘milagros‘ con sus productos o lanzar afirmaciones sin sustento científico. 

Lea también: La SIC lanza aplicación cazadora de publicidad engañosa

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?