| 9/5/2012 11:00:00 AM

Ford produce su unidad 350 millones

Tras 109 años de producción ininterrumpida, la automotriz del óvalo alcanzó este hito con un modelo Focus, producido en su planta de Tailandia.

Ford Motor Company celebró la producción de su unidad número 350 millones: un modelo Focus de última generación fabricado en la planta de la automotriz en la ciudad de Rayong, Tailandia, a unos 200 kilómetros al sureste de Bangkok.

"La producción de 350 millones vehículos equivale a fabricar uno cada 10 segundos durante nuestros 109 años de historia. Si se ubican uno tras otro, la fila se extendería dos veces de ida y vuelta hasta la luna", destacó John Fleming, Vicepresidente de Fabricación Global de Ford.

"La producción de este vehículo en Tailandia también es significativa, pues se pone de relieve el poder de nuestro plan One Ford, para conseguir un crecimiento rentable y con grandes productos construidos en instalaciones ultra-flexibles y eficientes en todas partes del mundo", agregó el alto directivo.

En su primer medio siglo como empresa, la compañía creció junto a los conductores produciendo 50 millones de vehículos, generando legiones de propietarios Ford a lo largo del camino. En las cinco décadas siguientes, la marca del óvalo ha producido más de 300 millones de vehículos adicionales.

La compañía está ejecutando acciones para una producción eficiente y flexible, que incluyen la estandarización de las mejores prácticas, el aumento de la producción en mercados en crecimiento, y acelerar la introducción de nuevos vehículos en menos plataformas globales.

Para el próximo año, la marca concentrará más del 85% de su volumen de producción en nueve plataformas principales, y en los próximos cuatro años, planea tener lista la oferta mundial de vehículos más novedosa del mercado.                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?