| 3/26/2013 12:00:00 AM

Ford no quiere libre comercio con Japón

La gigante automotriz argumenta que el mercado de vehículos en Japón es el más cerrado del mundo. Las importaciones son mínimas.

El presidente ejecutivo de Ford Motor Co se quejó sobre la devaluación del yen por parte de Japón y reiteró su oposición a que Tokio entre en conversaciones de libre comercio con Estados Unidos en virtud de un acuerdo Asia-Pacífico.

El yen ha caído alrededor de un 8 por ciento contra el dólar este año, debilitado por las políticas fiscales y monetarias de Tokio.

"Los mercados deberían determinar la tasa cambiaria", declaró el presidente ejecutivo de Ford, Alan Mulally, ante un pequeño grupo de periodistas en Bangkok, en referencia a lo que dijo que es "la devaluación del yen".

Ford ha sido explícito en manifestar su oposición a que Japón entre en conversaciones para el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TTP, por su sigla en inglés), un pacto de libre comercio del Pacífico encabezado por Estados Unidos, hasta que Tokio abra su mercado a más automóviles estadounidenses.

"Es el mercado automotor más cerrado del mundo", sostuvo Mulally, quien destacó la combinación de barreras no tarifarias sobre importación y distribución de vehículos.

"Deberían abrir su mercado, deberían reestructurar su industria y por eso estamos alentando a la gente que negocia los acuerdos de libre comercio a que lidien con eso", agregó.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, anunció el interés de Japón en unirse a las negociaciones para el TTP este mes.

Los países involucrados en las negociaciones del TPP, Canadá, México y Australia entre otros, quieren un acuerdo este año, pero a Mulally le preocupa que el interés de Japón pueda desacelerar el proceso. Esos países podrían decidir en abril si permiten que Tokio entre en las conversaciones.

REUTERS / D.COM
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?