| 1/28/2015 7:00:00 AM

Uniformes colombianos atraen a compradores internacionales

La calidad de los materiales, entre otros aspectos, tiene a las empresas internacionales mirando hacia Colombia. Disney, uno de los más interesados en uniformes para los empleados de sus parques de diversión.

Una parte importante de los compradores internacionales de Colombiatex de las Américas llegaron a Medellín en busca de los uniformes que se fabrican en el país. Este segmento ha ganado reconocimiento tanto que dos representantes del departamento de compras de Walt Disney vinieron a la feria a conocer la oferta disponible.

De acuerdo con Ricardo Vallejo, vicepresidente de Promoción de Exportaciones de Procolombia una de las razones es que en materia de telas Colombia ha innovado mucho. “Tenemos para ropa deportiva telas inteligentes que ayudan a la transpiración; en salud, telas antibacteriales; y los camuflados, que están demandando bastante los ejércitos de los países, por ejemplo, ya hay negocios con Chile y Uruguay. Y un caso curioso es el de Corea del Sur, que por primera vez viene a Colombiatex en la búsqueda de uniformes colombianos”, señaló Vallejo.

Michael Luscher, fundador y Ceo de Point 3, una empresa estadounidense que provee uniformes deportivos de básquetbol para jóvenes y aficionados, ha participado durante cuatro años consecutivos en la feria de la industria textil más grande del país y, en este tiempo, ha cerrado negocios que ascienden a los US$150.000 y 50.000 unidades de uniformes.

“Las tres razones por las que compro colombiano son la calidad de las telas, la ubicación geográfica del país que está muy cerca a Estados Unidos, entonces los tiempos de entrega son muy cortos; y tercero, que los exportadores aceptan pedidos mínimos, lo que no pasa en Asia donde piden enormes cantidades”, destacó Luscher en diálogo con Dinero.

Otro es el caso de Gustavo Vega, director comercial de Rostter, una pyme chilena de uniformes corporativos y para colegios que viene por primera vez a Colombia a comprar telas. Al mes la empresa vende entre 700 y 800 unidades de uniformes y tiene una facturación anual de unos US$200.000.

“No he importado nunca y Colombia puede ser la primera vez. En Chile, en general, hay muchas importaciones de telas, de hilos, y la industria nacional textil está muy deprimida. Es sorprendente ver el desarrollo que hay en Colombia, por ejemplo en Chile tengo para elegir 20 o 30 variedades de telas, en cambio acá pueden hacer 10 veces más. Eso es relevante y lo que a mí me interesa”, asegura Vega.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?