| 4/22/2013 12:33:00 AM

ETB acude a instancias mayores

La nueva controversia de la compañía capitalina sobre la emisión de US$300 millones en bonos será dirimida por el Consejo de Estado.

La Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB, no quedó satisfecha con el fallo proferido recientemente por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca que señala que las entidades descentralizadas deben aprobar sus cupos de endeudamiento en los concejos de su ciudad.

La compañía defendió su emisión de bonos por US$300 millones en el mercado extranjero manifestando que tiene un régimen especial de acuerdo con la Ley Orgánica de Presupuesto, una participación pública menor al 90%, y a que es una empresa prestadora de servicios de telecomunicaciones y no una empresa industrial y comercial del Estado.

Con los anteriores argumentos, la empresa presidida por Raúl Kattan, interpuso un recurso de apelación ante el Consejo de Estado, que definirá la controversia.

“Nos da mucha tristeza que se quiera politizar a una entidad como ETB, que es de Bogotá. No es una empresa de un alcalde o de unos pocos concejales. Es de todos”, puntualizó Kattan Cohen.

La historia de los bonos

El Ministerio de Hacienda mediante acto administrativo No. 3000 del 8 de octubre de 2012, autorizó una emisión de bonos hasta por US$600 millones, sin embargo ETB decidió colocar tan sólo US$300 millones. La emisión tuvo una demanda que superó ocho (8) veces más el monto ofrecido, es decir por US$2.400 millones.

Obtuvo también concepto favorable del Departamento Nacional de Planeación. Este trámite de autorización es el mismo que han surtido otras entidades con participación accionaria del Distrito inferior al 90% y que han acudido a los mercados internacionales de deuda en los últimos años.

El proceso contó con la autorización de la junta directiva y de la asamblea de accionistas de ETB.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?