| 7/25/2014 9:00:00 AM

EPM aún no desinvertirá en Isagen

La Alcaldía de Medellín retiró del Concejo de la ciudad el proyecto para desinvertir su 13% actual en la generadora de energía.

La Alcaldía de Medellín retiró el Proyecto de Acuerdo 240 de 2014, mediante el cual solicitaba autorización al Concejo de Medellín para enajenar la totalidad de las acciones de propiedad de EPM en Isagen (13%).

La próxima semana EPM radicará ante la corporación un nuevo Proyecto de Acuerdo para solicitar la autorización que permita ofrecer el paquete accionario al sector solidario.

Ese es un paso necesario para, eventualmente, poder participar en la Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (OPAV), que deberá realizar el nuevo accionista controlante de Isagen dentro de los 60 días posteriores a la subasta, prevista para el próximo 22 de agosto.

Esta primera autorización fortalecería significativamente la capacidad de negociación de EPM como socio minoritario de Isagen. Así se dejaría abierta la posibilidad de que la empresa pueda volver al Concejo de Medellín con un segundo Proyecto de Acuerdo que la faculte para vender sus acciones una vez se conozcan: el valor pagado por acción en la puja; quién es el nuevo accionista controlante de la empresa, y cuáles son las condiciones ofrecidas a EPM para seguir participando en la compañía como accionista minoritario.

Si EPM tiene la autorización del Concejo, el nuevo dueño mayoritario tendría los incentivos necesarios para buscar un acuerdo con ella para que se quede en la empresa, y el Concejo de Medellín contaría con los elementos requeridos para tomar la mejor decisión en relación con la permanencia de EPM en la generadora de energía.

El Gobierno Nacional decidió vender la totalidad de las acciones que tiene en Isagen, equivalentes al 57% del capital social de la generadora. Con la llegada de un socio mayoritario extranjero (hay tres proponentes privados y una empresa estatal China para la subasta), EPM corre el riesgo de que se desvalorice su paquete accionario al poder quedar sin representación en decisiones estratégicas de la compañía.

El nuevo dueño mayoritario tendría el control de Isagen. Hasta ahora EPM, a pesar de ser socio minoritario, tiene un puesto de siete en la Junta Directiva. Una buena posición como accionista minoritario significaría un Acuerdo de Accionistas que proteja sus derechos, y tomar parte en decisiones trascendentales como la conformación de la Junta, la política de dividendos o mantener la acción en el mercado de valores. El proyecto de Acuerdo 240, radicado ante el Concejo de Medellín hace tres meses, fue retirado por EPM el pasado jueves 24 de julio.

¿Y por qué el cambio de Proyecto?

Porque en la socialización del Acuerdo 240, EPM recibió observaciones de concejales y representantes de distintos estamentos de la ciudad que enriquecieron su propuesta. El nuevo Proyecto de Acuerdo da una mayor claridad a la solicitud de la empresa. Además, se hizo necesario preparar un nuevo texto por la renuncia de tres de los cinco ponentes del Acuerdo inicial.

El nuevo acuerdo busca poder dar los pasos requeridos para que EPM esté lista en términos de tiempo y cumplimiento de requisitos para participar en la OPAV, y para tener una buena posición negociadora con el nuevo accionista controlante de Isagen en caso de que el proceso de venta de acciones de la nación sea exitoso.

Dar los pasos significa contar con la autorización del Concejo para la venta al sector solidario, de manera que quien se convierta en el nuevo controlante de Isagen, tenga presente que si no llega a un acuerdo con EPM, tendrá que comprarle su participación del 13% al mismo precio por acción que oferte en la puja de adquisición por el paquete controlante de la Nación. Es decir, el nuevo accionista mayoritario deberá estar preparado para pagarle a EPM un monto aproximado de USD650 millones.

Este monto sería adicional al valor base a pagar de aproximadamente USD2.800 millones por la participación del Gobierno Nacional. Si EPM no contara con la autorización del Concejo de Medellín estaría en una posición débil de negociación porque, pase lo que pase en la subasta, y gane quien gane, se tendría que quedar con su participación en Isagen, y el nuevo accionista mayoritario no tendría que hacer ninguna concesión o negociación para convencer a EPM de quedarse como accionista minoritario en la empresa.

La única pretensión de EPM con el trámite de este proyecto es proteger el patrimonio público de la entidad al valorizar su posición de negociación y dejar abiertas todas sus opciones estratégicas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?