Dinero.com Revista Dinero

Conozca quiénes son los ganadores y perdedores en el país de este cambio monetario.

| 2/4/2013 6:00:00 AM

¿En realidad hay ganadores con la fortaleza del peso?

Dinero.com consultó con distintos gremios y sectores sobre los beneficios y desventajas que tiene cada rubro con la revaluación del peso. Conozca quiénes son los ganadores y perdedores en el país de este cambio monetario.


Comercio
Sin duda uno de los grandes beneficiados con la situación de la moneda es el comercio, ya que es un sector netamente importador, lo que hace que al estar más revaluada la moneda, obtengan mayores oportunidades de compra en el exterior, sin embargo según Guillermo Botero, presidente de Fenalco Nacional, estas ganancias son mínimas, pues los grandes importadores, como los supermercados, no toman riesgos cambiarios y se protegen con medidas que les permita sostener el precio, a pesar de los cambios en la moneda.

“Todo lo que es automotor, grandes superficies y supermercados, tienen una medida proteccionista, por lo que la revaluación no es que genere mucha ganancia. Por el contrario, puede afectar al pequeño comerciante, que compró su inventario a un precio y que por la revaluación, debe venderlo a tiempo, por medio de promociones para no perder su ganancia”, señaló Botero.

Así mismo, el gremio reconoce que esta ganancia del peso frente al dólar, afecta al sector exportador y al empleo, lo que no contribuye a la economía, y que sin duda afecta a la dinámica de consumo que ellos necesitan para tener una productividad rentable.

“Es claro que más allá de que este situación beneficie a algunas partes del sector, también es importante aclarar que sin una economía nacional fuerte, las ganancias que se puedan tener con estas ventajas, no representan nada, frente al consumo que se pierde con la declinación económica”, insitió Guillermo Botero.

Para el sector, el precio ideal del dólar serían entre los $1.900 y los $2.000.

Hotelería y Turismo
A pesar de que muchos encuentren la oportunidad para viajar, al tener un dólar mucho más débil, Juan Leonardo Correa, presidente de Cotelco asegura que la revaluación del peso para el turismo como industria puede ser todo, menos positivo.

Y es que sencillamente el que hoy en día se tengan menos pesos por dólar, encarece los precios que antes eran más económicos para los turistas internacionales, esto al tiempo que otros países con una estabilidad más marcada en su moneda, puede ofrecer mejores precios.

“Es un hecho que un dólar más débil nos quita oportunidades turísticas, pues para los turistas, Colombia se convirtió en un destino más costoso”, indicó Correa.

Según el directvo, el dólar ideal se encuentra entre $2.250 y $2.300.


Textiles y confecciones

Para el sector textil, el drama también se cierne entre una ganancia a corto plazo y un gran daño a largo plazo, pues aunque si bien es cierto que el sector se ha tornado importador en su mayoría, lo cual les beneficia en el bajo costo de producción, también es cierto que esto trae unas repercusiones mucho más graves.

“Nos estamos quedando sin industrias, sin empleos. El importar todo, está quitándonos la oportunidad de que esta industria florezca y de poder producir más para exportar mucho más”, advirtió Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda.

Y es que si bien es cierto que la crisis internacional y la eliminación del sistema de cuotas de la OMC contribuyeron a que los precios bajaran, la revaluación lo que genera es una atracción por los materiales y productos terminados del exterior, pero mostrando sólo que esto es un beneficio a corto plazo.

Para Botero, el modelo de mercado interno, tampoco puede incrementar sus precios, pues la competencia es ‘brutal’, por lo que considera que el precio ideal para el dólar desde su sector está en $1.850, siempre y cuando se genere con una estabilidad que lo lleve a ser constante.


Partes y repuestos para vehículos
Para la industria de partes y repuestos para automotores, la revaluación del peso resulta negativa para los exportadores porque están recibiendo menos pesos por sus ventas externas.

Así lo afirma el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga, quien agrega que la situación ha generado que los industriales enfoquen sus mayores esfuerzos en el mercado local, aunque no descuidan del todo el mercado internacional.

En cuanto a los importadores, Zuloaga explica que se han beneficiado, aunque muchas empresas del sector, sobre todo las grandes, tienen inventarios de dos años atrás, activando una competencia con otros pequeños importadores, quienes traen inventarios pequeños, que pueden vender más rápido.

Es decir, los pequeños compiten con "importaciones golondrinas" aprovechando el actual precio del dólar, mucho más barato que el de hace dos años, dándoles más ventaja sobre los grandes.

Por otro lado, el dirigente gremial dice que el mercado de autopartes y repuestos de vehículos robados todavía afecta mucho el negocio, aunque reconoce que las autoridades han hecho grandes esfuerzos y reducido el impacto.

Para Asopartes, el precio del dólar ideal está entre $2.100 y $2.200, pues tampoco se podría pretender que regrese de nuevo a un precio cercano a los $3.000.


Confección de Cuero y Calzado
Para la cadena productiva de cuero y calzado el actual precio del dólar es negativo, no solo para las empresas que están exportando, sino porque las importaciones se están abaratando considerablemente.

El presidente de Acicam, Luis Gustavo Flórez Enciso, explica que hay una evidente inundación de productos foráneos a precios muy bajos para los consumidores, generándose una competencia desleal.

Afirma que la confección de cuero y calzado es una industria con un buen grado de integración, razón por la cual si un eslabón se afecta, toda la cadena se perjudica.

Flórez advierte que los importadores están aprovechando la revaluación del peso para traer grandes volúmenes de mercancía, lo que además les representa mejores precios desde el proveedor. Es decir, "la tasa de cambio más la subfacturación, generan la competencia desleal".

El tema es tan crítico, según el directivo de Acicam, que entre enero y octubre del año pasado entraron 60 millones de pares de zapatos al mercado nacional, de los cuales el 25% entraron a precios que no superaban un dólar por par, "¿Quién puede competir con eso?".

Por supuesto, los otros 45 millones de pares ingresan por debajo del precio de referencia, lo que está dejando a la industria nacional por fuera del negocio.

A pesar de ello, el sector en su propósito de sobrevivir ahora hace parte del Programa de Transformación Productiva, "hay esfuerzos para generar proyectos de productividad, se está diseñando la hoja de ruta", puntualiza Flórez Enciso.

Para Acicam, el valor del dólar ideal estaría entre $1.950 y $2.100


Industria Farmacéutica
En el caso del sector farmacéutico en Colombia, el factor clave para el crecimiento del sector no está tan condicionado por las fluctuaciones de la tasa de cambio, pero sí por el comportamiento del Sistema de Salud y los efectos regulatorios de control de precios que ha venido estableciendo el Gobierno.

El presidente de Afidro, Francisco de Paula Gómez, el año pasado el canal comercial de medicamentos sólo creció 1.1%, lo que en comparación al 6% del año inmediatamente anterior, fue muy malo.
El directivo no se atreve a dar una cifra ideal para el dólar, "probablemente el Banco de la República tenga más tino".

Lo que sí dice, es que "el precio ideal es aquel que permita un flujo balanceado de exportaciones e importaciones, que permita el crecimiento de la economía, y que sirva para atraer capitales de inversión extranjera directa al país".


Sector Floricultor
Se trata de uno de los sectores que más ha destacado los nocivos efectos de la revaluación. Según el presidente de Asocolflores, Augusto Solano, fue el primero en hablar de la “enfermedad holandesa”, de ese enorme riesgo de concentrar los ingresos del país en la bonanza minero petrolera y del peligro de desindustrialización que actualmente enfrenta el país.

Solano afirma que la revaluación ha dejado, solo en el caso de la floricultura, más de 30.000 empleos formales perdidos en los últimos cinco años, sin mencionar la pérdida de competitividad del país en lo que a costos salariales se refiere.

Dice que mientras otros países que han visto su moneda revaluarse han entrado a intervenir decididamente y a través de diferentes mecanismos, el Banco de la Republica lo hace exclusivamente con compras diarias que parecen insuficientes.

"También esperamos que no se siga estimulando una mayor entrada de capitales golondrina al país. Necesitamos medidas estructurales de fondo, para salvar no sólo a la floricultura, sino a todos los sectores exportadores. La pregunta de fondo es… ¿Cuándo se va presionar el “botón del pánico” para actuar? Esperemos que no sea demasiado tarde", advierte el jefe gremial.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×