| 2/18/2015 8:00:00 AM

Las empresas que cambiaron el chip

¿Alguna vez ha oído hablar sobre las empresas b? Dinero le cuenta en qué consiste este movimiento reciente que está llevando a las compañías a cambiar el corazón de su negocio.

El mensaje recurrente de que el mundo, las industrias y las economías necesitan un cambio profundo para no acabar con el planeta caló en la filosofía de cerca de más de 1.300 compañías en 37 países. Empresas B es un movimiento global que nació en Estados Unidos en el año 2007, cuando sus reflexionaron sobre por qué para las empresas era tan difícil ser un motor de bienestar.

Sus creadores encontraron que las dos barreras para poder ser un "motor de bienestar" era la responsabilidad fiduciaria (la exigencia legal que tiene una entidad con ánimo de lucro de maximizar un retorno financiero a los accionistas en cortos plazos) y la segunda, la falta de herramientas de gestión (medicón y comparación) de cómo está haciendo su trabajo.

Las empresas b nacieron entonces como una filosofía que tiene como fin ir más allá de la responsabilidad fiduciara y que el objetivo central de un negocio no sea ganar dinero, sino hacer las cosas bien. El lema que resume esta visión es "ser la mejor empresa para el mundo y no del mundo".

En el año 2011 tan solo existía el movimiento en 3 países y ahora ha llegado a 37 países, donde los accionistas, los dueños de las empresas cambiaron su chip de pensar únicamente en producir dinero, para preocuparse por generar impactos positivos desde su negocio en lo social y lo ambiental.

"Es una nueva forma de manejar y administrar un negocio, donde en el centro de la estrategia está un propósito diferente a la responsabilidad financiera como sucede en las compañías tradicionales. Las empresas b pueden generar un cambio y tienen las herramientas para cumplir con ese propósito social y ambiental", explica Laura Vélez, directora ejecutiva de Empresas B en Colombia.

Aunque en la actualidad no hay indicadores económicos que revelen cuánto más rentable puede llegar a ser una compañía cuando su modelo de negocio está enfocado en generar impactos positivos sociales y ambientales un hecho muestra que esta tendencia empresarial funciona.

Con la crisis financiera estadounidense del año 2008, muchas empresas desaparecieron. Sin embargo, se identificó que las empresas b eran resilientes y podían responder mejor a la crisis. "Las empresas b tenían el 60% más de posibilidad de sobrevivir que una empresa tradicional, pues tienen sus raíces mucho más profundas", afirma Vélez.

Casos de éxito

En Colombia hay 17 empresas b certificadas y otras 6 compañías internacionales con operación en el país. Estas firmas realizan diferentes acciones que van desde fabricarproductos ambientalmente sostenibles, reducir y compensar sus emisionesde CO2 hasta desarrollar proyectos educativos con las comunidades de susáreas de influencia.

Entre las internacionales está la brasilera Natura, que es la B más grande del mundo con 5.300 colaboradores directos en Brasil y 1.316 en sus operaciones internacionales. De acuerdo con la empresa, utiliza uno de los embalajes más sustentables del mundo con 70% menos de plástico, y 60% menos emisiones de gases contaminantes.

Otra empresa que se destaca en el país es Hybrytec, la cual desarrolla proyectos para llevar electricidad a zonas apartadas del país a través de soluciones de energía solar fotovoltaica y térmica con lo que se han beneficiado 40.000 personas de la Sierra Nevada, Antioquia, Bolívar, Cundinamarca, Córdona, Puerto Gaitán, Puerto López, Los Llanos, y La Guajira, entre otras.

Y en el sector agrícola, está como empresa B Fruandes, una procesadora y comercializadora de productos agroindustriales deshidratados orgánicos, principalmente frutas tropicales exóticas (mango, piña, pitaya, uchuva, banano, coco, panela y cacao). La compañía trabaja bajo la filosofía de comercio justo y producción orgánica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?