| 8/26/2014 8:00:00 AM

El negocio tecnológico de la agroindustria

Bellota es una compañía española que lleva más de 20 años en el país suministrando herramientas al sector agrícola y de construcción. Esta es su historia.

En 1987 la Corporación Patricio Echeverría con la marca Bellota, llegó a Colombia para hacer su segunda inversión productiva de cerca de $100 millones en el mercado americano con maquinaria para la elaboración de herramientas de mano para la construcción, la jardinería y la agricultura. Aunque el máximo desarrollo industrial de esa compañía era la fabricación de limas de afilado, más adelante tecnificaron sus productos en el desarrollo de nuevas herramientas.

La empresa española puso entonces en funcionamiento la planta de producción en Manizales introduciendo sus productos en el mercado colombiano.

Carlos Efraín Polo, Director comercial y Marketing para el área Andina de Bellota, en diálogo con Dinero.com explicó el desarrollo de la compañía en el país y las características de una empresa que se ha convertido en uno de los principales proveedores del sector agrícola.

La compañía tiene ventas en Colombia aproximadas de $32 mil millones con más de 18.000 referencias en herramientas de mano para uso en construcción, jardinería y agricultura y la comercialización de componentes para maquinaria agrícola. Actualmente, Bellota en el mundo tiene presencia en más de 120 países y más de 1.300 empleados con dos líneas de negocios: Bellota Hand-tools (BHT), y Bellota Agrisolutions (BAS).

Recientemente, la empresa Bellota fue adquirida por Ingersoll Tillage Group (ITG), fusión que deja un solo fabricante y proveedor global de productos y soluciones para cultivos. Los accionistas de ITG quieren invertir y desarrollar globalmente el negocio y a la vez mantener la gestión de un modo similar al actual.
 
“Lo que nosotros esperamos es que se puedan consolidar, junto con ITG, los dos negocios que tradicionalmente ha manejado Bellota que son las herramientas manuales y herramientas de productividad agrícola”, dijo Polo.

Esta compañía, según el ejecutivo, le ha brindado al sector agrícola herramientas innovadoras y de alta eficiencia siendo una compañía que está creando nuevas herramientas y utensilios. Actualmente tienen, por ejemplo, una patente en la cacha de machetes y un amplio portafolio de diferentes productos enfocados en varias necesidades industriales.

Bellota en el último año realizó inversiones por US$1,1 millón en la mejora de su capacidad instalada, productos en almacenes y mejora y automatización del proceso industrial. “Podemos decir que Bellota Colombia es la planta más moderna en la fabricación de limas y machetes del mundo”, djio Polo.

Frente a la competencia, Polo aseguró que la industria colombiana se ha venido estancando en la fabricación de herramientas para el agro y la construcción, lo que les deja un camino abierto en el desarrollo de nuevos productos. No obstante, la competencia que los amenaza es la asiática que está ingresando al país con precios muy económicos.

Actualmente, la empresa invierte el cinco por ciento de sus ingresos en planes de marketing y desarrollo de nuevos productos. A propósito, hace un mes lanzaron una línea especializada de botas de seguridad industria que busca revolucionar el mercado en Colombia, teniendo en cuenta que la marca Bellota en Europa es líder en ventas de productos para seguridad industrial.

“La expectativa de venta es muy alta. Durante el primer año, con otras botas, hemos vendido en esa línea de negocio aproximadamente mil millones de pesos y con estas nuevas referencias queremos duplicar nuestras ventas porque ofrecemos un calzado de seguridad que no está en el mercado colombiano y cumple con las exigencias europeas”, puntualizó Polo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?