| 11/28/2012 6:00:00 AM

El ocaso de Prodiscos

La primera discotienda del país, creada hace 43 años, sufre las consecuencias de la ‘industrialización’ de la piratería y el rápido avance tecnológico. Pasó de tener 80 a 16 tiendas y seguirá cerrando.

Prodiscos nació en 1969 y en poco tiempo se convirtió en la discotienda más grande del país, con numerosas ventas de lo que en ese entonces estaba en pleno furor: el Long Play (LP). Hoy, 49 años después, esta empresa colombiana está intentando reinventarse para no desaparecer.

Sus estados financieros hablan por sí solos: las ventas en los últimos tres años han caído 20%, mantiene una pérdida operacional, y las ganancias netas fueron apenas de $16 millones el año pasado. Los activos suman $17.890 millones y el pasivo alcanza los $8.808 millones, para un patrimonio al cierre de 2011 de $9.082 millones (ver recuadro).

A mediados de agosto de 2011, la Superintendencia de Sociedades notó un “deterioro financiero” de Prodiscos, que recomendó revisar con el fin de que se implementaran los correctivos necesarios que permitieran darle sostenibilidad.

Para ese entonces, la compañía presentaba pérdidas operacionales consecutivas durante los dos años anteriores que afectaban su rentabilidad y solidez patrimonial. Hoy, este gigante de la música está haciendo lo posible por sobrevivir.

Luego del cierre de Tower Records –cuya franquicia consiguió en 1997- nació Entertainment Store, que probablemente sea la marca a futuro. Las apuestas van por comercio electrónico de CDs, DVDs, libros e instrumentos musicales.

Prodiscos llegó a tener alrededor de 450 empleados y 80 locales. Hoy tiene 180 trabajadores y 16 tiendas. ¿Cómo llegó a este punto? El gerente de mercadeo de la firma, Gerardo Galvis, habló con Dinero.com.

¿Cómo describe la situación actual de Prodiscos?

En este momento tenemos 16 tiendas a nivel nacional en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. En el último año se han cerrado seis tiendas. Teníamos 22 al principio del año. Hace cinco años o siete teníamos 80. No sé cuántas vayan a quedar. Es un tema que se está analizando, pero calculo 10 tiendas o 12 tiendas más (por cerrar).

¿De qué ciudades han salido?

Desaparecimos de todo el Eje Cafetero hace dos años, toda la Costa, estábamos en Sincelejo, Montería, Valledupar, Cartagena y solo quedamos con tres tiendas en Barranquilla. Ha sido un proceso que no es unánime por todo el tema de la industria.

¿Qué decir de los estados financieros?

La mayoría de los locales son propios, entonces no pagamos arriendo. Por eso la compañía no ha estado peor. Si tuviéramos que pagar arriendo tendríamos serios problemas y hubiéramos desaparecido hace rato.

¿En qué momento dicen: aquí está pasando algo?

Hace como 15 años. A nivel mundial la industria musical tuvo su punto máximo en 1997. Desde ahí hasta acá vamos caída tras caída. Sobre todo a partir de 1998 cuando la piratería deja de ser casera y pasa a ser industrial. Desde el 98 hasta el 2005 se empieza a ver estabilidad, pero en 2008 se empieza a sentir la penetración de la tecnología.

Hace cuatro años cuanto Tower Records cerró en Estados Unidos empezamos a ver que algo andaba mal. Y luego el grupo Virgin dijo que no estaba perdiendo plata, pero era más rentable arrendar sus locales.

¿Qué han hecho para sobrevivir?

Hay otras empresas que le han dado un respiro al grupo familiar. Continautos y Seguros Confianza.

¿Qué estadísticas hay para ilustrar el fenómeno de las discotiendas?

En el 1997 se vendieron US$40.000 millones en el mundo de música física y el año pasado se vendieron US$15.000 millones. De ese total, US$5.000 millones son de música digital y el resto de físico.

¿Qué viene a futuro?

Le estamos apostando a un renacer basado en contenidos digitales. El primer punto a vencer es la cultura de compra. Segundo, lo complejo es el esquema transaccional en el que estamos en desventaja con las compañías de telefonía celular. El e-commerce va mejor y ya es una tienda mediana.

¿Cómo harán con los clientes tradicionales que quieren seguir comprando?

Seguiremos teniendo discos, con menos tiendas, pero el punto de confianza al consumidor que me vaya a comprar en la web es que tenga por lo menos cinco tiendas abiertas, no sé si serán cinco, seis o diez. El tiempo lo dirá.

¿Quiénes son sus más fuertes competidores?

Básicamente, las concesiones de música del Éxito, por tener esa cantidad de puntos de venta. La Música es un distribuidor que está en 45 puntos de venta en el país. Son los que más tienen penetración. Luego seguimos nosotros y empieza a crecer un poco Panamericana.

¿Qué les preocupa en adelante aparte de piratería y tecnología?

El cambio de la cultura de consumo de la música. Tenemos dos o tres generaciones que no saben qué es pagar por música. Los que sabían comprar música física que son los estratos 5 y 6, ya están empezando a usar la tecnología.

¿Han pensado incursionar en otros negocios?

Apostamos por el tema de los instrumentos musicales, que no es tan masivo, pero no se desenfoca del tema de entretenimiento que siempre queremos tener. Hemos analizado si meter otros productos, pero son bastante complejos porque el costo de operación en centros comerciales es muy elevado.
                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?