| 9/14/2012 5:20:00 PM

El negocio de SITP no es como lo pinta Petro

Los operadores del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (SITP) manifiestan su desacuerdo con las declaraciones del Alcalde Gustavo Petro en medios de comunicación.

Según ellos, el mandatario tergiversó de manera flagrante, la realidad de las condiciones económicas y jurídicas de los contratos de operación del Sistema.

Por ello, explican que el subsidio al cual hace referencia el Alcalde en su declaración del 13 de septiembre en el diario El Tiempo, no corresponde en ningún momento a un beneficio económico adicional para los operadores del sistema.

Aclaran que los recursos mencionados por el mandatario atañen, en gran medida, al subsidio que la administración decretó para poder reducir la tarifa al usuario.

En ese sentido, es indebido asegurar que los dineros vayan a las arcas de los operadores del SITP, puesto que el recurso faltante no es de los concesionarios sino que sirve para nivelar los desequilibrios presupuestales generados en el sistema al tomar la medida de reducción tarifaria.

Además, advierten que el cambio en las tarifas para el usuario corresponde a un estudio ligero enviado por Transmilenio  a la secretaría de movilidad, sobre el cual se contemplaba únicamente el costo del descuento en los pasajes de Transmilenio Fase I, Fase II y el SITP durante el 2012, y no a los subsidios propios de la estabilización del SITP durante los primeros años.

El documento tampoco hace alusión a la sostenibilidad que pudiera tener el decreto del Alcalde y sólo es explícito en afirmar que se realizarían los estudios correspondientes para soportar dicha medida más adelante: “Con base en un estricto seguimiento para determinar el impacto a mediano y largo plazo de la medida sobre la demanda del sistema, posteriormente se estimarán los efectos para los años 2013-2015 con el fin de evaluar los criterios operacionales  y fiscales para el mantenimiento de la medida en el tiempo…”

Contrario a lo que el Alcalde de Bogotá expuso, los voceros de los concesionarios del sistema aseguran que los subsidios previstos desde la estructuración del SITP corresponden a un apoyo para garantizar la sostenibilidad del proyecto en sus primeros años de actividad, para no generar impacto alguno en las tarifas para el usuario.

Afirman que nunca se contempló la cifra de 750.000 millones de pesos para el arranque del Sistema. De hecho, Transmilenio consideró desembolsar, para esta etapa, al Fondo de Estabilización Tarifaria y NO a los operadores, una cifra cercana a los 115.000 millones de pesos; posteriormente, el ente gestor desembolsaría montos anuales de acuerdo a las necesidades del Sistema hasta alcanzar su estabilización.

En la opinión de los operadores, el alcalde Gustavo Petro confunde a la opinión pública al mezclar situaciones contractuales y económicas. El capital concebido para la sostenibilidad del SITP es totalmente diferente al subsidio económico que la Administración Distrital decidió asumir con el decreto que redujo tarifas en el sistema Transmilenio Fase I, Fase II y el SITP.

Los operadores manifiestan su preocupación por el manejo que se le ha dado a este proyecto, el mas grande en términos de organización de transporte en Latinoamérica, y principio fundamental para solucionar los temas de movilidad en la ciudad.

Concluyen que los cambios constantes en la gerencia de Transmilenio, la falta de consolidación de su estructura organizacional y la ausencia de claridad con los operadores son señales preocupantes que atañen al bienestar de los bogotanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?