Revista Dinero

Para la mayor parte de la gente, lo que importa no son las calificaciones crediticias o las estadísticas, sino una subida de los precios de la gasolina y los alimentos.

| 2/23/2013 2:00:00 PM

El crédito de Reino Unido ya no es excelente

Perdió su más alta calificación crediticia AAA por primera vez desde 1978 ante la perspectiva que de que su crecimiento "siga siendo muy lento en los próximos años".

Moody's se convirtió así en la primera agencia de calificación de riesgos que rebaja la más alta calificación de Reino Unido a AA1.

Moody's alegó que el programa de reducción de la deuda del gobierno británico tiene ante sí "desafíos" significativos.

El ministro de Hacienda británico, George Osborne, dijo que la decisión era "un duro recordatorio de los problemas de deuda que enfrenta nuestro país".

"Lejos de debilitar nuestra determinación para llevar a cabo nuestro plan de recuperación económica, esta decisión la refuerza", añadió. "Continuaremos desarrollando el plan que ha reducido el déficit en un cuarto".

Pero el editor político de la BBC, Nick Robinson, dijo que Osborne se arriesga a que lo conozcan como el "ministro de la degradación".

"La situación puede empeorar si el presupuesto refleja un aumento del endeudamiento, pero para la mayor parte de la gente, lo que importa no son las calificaciones crediticias o las estadísticas, sino una subida de los precios de la gasolina y los alimentos y un posible incremento de las tasas de interés", señaló Robinson.

Reino Unido ha tenido una calificación AAA desde 1978, tanto de parte de Moody's como de Standard & Poors, S&P.

El opositor Ed Balls dijo que la decisión era "una humillante decepción para un primer ministro y un ministro de Hacienda que habían dicho que nuestra calificación AAA era la prueba de su credibilidad económica y política".

'Creciente certeza'

Al anunciar la rebaja de la calificación, Moody's citó los "desafíos que las tímidas perspectivas de crecimiento a mediano plazo representan para el programa gubernamental de consolidación fiscal".

La agencia añadió que es improbable que la situación de alto endeudamiento de Reino Unido se revierta antes de 2016.

El principal motivo tras la decisión de Moody's de rebajar la calificación de bonos públicos de Reino Unido a AA1 es la creciente certeza de que, pese a las considerables fortalezas económicas estructurales del país, el crecimiento económico de Reino Unido seguirá siendo muy lento durante los siguientes años debido a las malas previsiones para la economía global y su efecto sobre la economía británica", dijo Moody's.

Pero la agencia agregó que la previsión para Reino Unido es "estable", lo que se traduce en que no ve más rebajas en el futuro cercano, y precisó que "el valor del crédito de Reino Unido sigue siendo extremadamente alto".

El corresponsal de asuntos económicos de la BBC Jonty Bloom dice que, para el ministro, quien hizo de la alta calificación crediticia de Reino Unido uno de los puntos de referencia del éxito económico británico cuando asumió su cargo, esto será un golpe.

Bloom considera que la presión sobre Osborne aumentará de forma alarmante, tanto de parte de quienes quieren que suba los impuestos y recorte el gasto público, como de aquellos que desean que altere el curso del presupuesto y que gaste más en impulsar el crecimiento.

La deuda soberana neta de Reino Unido equivalía al 68% del Producto Interno Bruto a finales del año pasado.

"El hecho de que no viéramos una rebaja de este calibre en los últimos años es un testimonio de la credibilidad de Reino Unido", le dijo a la BBC la economista Lena Komileva, de G+ Economics.

"No hay soluciones mágicas para este tipo de problema. No se trata de qué es lo que está dispuesto a hacer el gobierno, sino de qué es lo que puede hacer".
"Apuesta fallida"

El año pasado, las tres grandes agencias crediticias pusieron a Reino Unido en una "previsión negativa", con lo que advertían que podían rebajar su calificación si el desempeño se deterioraba.

En su Declaración de Otoño en diciembre, Osborne reconoció que las finanzas públicas estaban tardando más de lo planeado en enderezarse, y admitió que se vería forzado a extender las medidas de austeridad por lo menos un año más.


Alemania y Canadá son las únicas economías potentes que actualmente cuentan con una calificación AAA, tras la sacudida mundial por la crisis financiera de 2008 y sus subsiguientes crisis de deuda.

Una rebaja en la calificación crediticia no daña necesariamente de forma sustancial la capacidad de un país para pedir prestado.

Estados Unidos, la economía más grande del mundo, vio cómo su calificación AAA era rebajada el año pasado, una medida que no ha cambiado de forma material su capacidad de endeudamiento.

Reino Unido ha vivido una recesión de doble caída desde 2008. La economía creció durante el tercer trimestre del año pasado, impulsada por el impacto de la organización de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero volvió a encoger en un 0,3% en los últimos tres meses de 2012.

Anteriormente este mes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, dijo que el Banco de Inglaterra debería estar listo para inyectar más dinero en la economía con el objetivo de impulsar el crecimiento.

Hasta ahora, el Banco ha introducido US$572.411 millones en el sistema financiero, creando dinero para comprar de vuelta bonos públicos.

La credibilidad de las agencias de calificación de riesgos también está en cuestión. S&P fue demandada por el gobierno de Estados Unidos por las calificaciones que dio a algunas acciones hipotecarias en vísperas de la crisis financiera global de 2007, cuyo valor cayó consiguientemente de manera dramática.








¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×