| 12/15/2015 12:05:00 AM

El aceite usado puede convertirse en el próximo biocombustible

Mientras que Argentina es líder mundial en la producción de biocombustibles a partir de la soya, Colombia sigue el sendero de biocombustibles a partir del aceite de palma y ahora, del aceite vegetal usado.

De acuerdo con datos publicados por la Administración de Información de Energía (AIE), Estados Unidos sigue siendo el mayor productor de biocombustibles en el mundo con 940.000 barriles diarios, seguido por Brasil con 449.000 y Alemania muy distante con 68.000 barriles diarios. Es decir, solo Estados Unidos y Brasil producen más del 70% de biocombustibles en el mundo.

Mientras tanto, Colombia se encuentra en la décima posición de acuerdo con la AIE en volúmenes de producción de biocombustibles con 17.000 barriles al día, a partir del aceite de palma y la caña de azúcar.  

Las materias primas para producir biocombustibles difieren de un país a otro pues mientras que Argentina, que es el segundo productor más grande de biocombustibles de América Latina, basa su producción de biocombustibles en la soya, Brasil y Colombia se abastecen principalmente a partir del aceite de la palma africana.

Sin embargo, en Europa, por ejemplo, cada vez más se promueve la producción de biocombustibles a partir de materias primas de segunda generación, entre estas se encuentra el aceite vegetal usado, el cual a su vez, al  Reino Unido le genera un costo de más de 79 millones de euros al año para resolver problemas relacionados con obstrucciones en tuberías y alcantarillas por aceites desechados.

Mientras tanto en Colombia el Acueducto informó recientemente que durante el 2014 se atendieron 14.000 casos asociados a obstrucción de tuberías por presencia de grasas y aceites y se estima que la reparación de estas obstrucciones le cuesta a Bogotá alrededor de $27.000 millones. 

Carteles ilegales del aceite en Colombia

Pero además de los costos que le representan a la ciudad, parte de la problemática de los aceites usados es que también ha sido un mercado aprovechado por carteles ilegales quienes recogen los aceites vegetales usados, los reenvasan y los comercializan en los sectores de poblaciones más vulnerables.

De acuerdo con el director ejecutivo de Asograsas, Mario Soto, el consumo de aceite ilegal  llega al 20% en el país, mientras que en el Valle y en la Costa Atlántica el  consumo de aceite vegetal usado proveniente de carteles ilegales  podría ser de alrededor del 40%.

La planta que podrá transformar el aceite vegetal usado en combustible

La empresa colombiana BIO D, dedicada a la transformación de aceite de palma en biodiésel inauguró en noviembre pasado la planta más grande del continente para transformar aceite de palma y aceites vegetales usados.

La inversión de la compañía fue de aproximadamente US$30 millones y fue instalada por la  empresa alemana, JJ-Lurgi fabricante de plantas para procesamiento de químicos desde 1897 y que incursionó en la fabricación de plantas procesadoras de aceites vegetales desde 1916.  

El director de tecnología de JJ-Lurgi,  Frederik Pomrehn, le explicó a Dinero que además de que “es la planta instalada más grande del continente en términos de capacidad de producción, está construida para generar cero afluentes y además es la primera planta en Latinoamérica que cuenta con la capacidad de procesar ácidos grasos”.

Pomrehn aseguró que “en Argentina se encuentran plantas similares para la transformación de aceites vegetales en biocombustibles pero solo a partir de la soya”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?