| 2/18/2014 5:50:00 AM

Ecopetrol busca éxito en Santander

En su afán por incorporar reservas la empresa solicitó a la Anla la licencia ambiental para el Área de Perforación Exploratoria Coyote, localizado en Santander.

Ecopetrol S.A., busca afanosamente nuevas oportunidades para incrementar sus inventarios de crudo. Es por eso que tramita ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales los permisos para realizar operaciones en Santander.

En concreto la empresa colombiana inició el trámite de licencia ambiental para el Área de Perforación Exploratoria Coyote perteneciente a los bloques de Mares y Lisama – Nutria, en los municipios de Barrancabermeja, Carmen de Chucurí y San Vicente de Chucurí.

Al respecto el Ministerio del Interior le comunicó a la Dirección de Gestión Social de la petrolera una certificación en la que asegura que tras su evaluación en la zona no se encontró presencia de comunidades indígenas ni minorías étnicas.

Así mismo la cartera del Interior descartó que en el área donde se pretende desarrollar el proyecto petrolero se encuentren comunidades negras, afrodescendientes raizales y palenqueras.

Para el análisis ambiental que debe realizar la autoridad ambiental, Ecopetrol debe pagar $100 millones con los que la entidad realizará los estudios de impacto que podría ocasionar dicho proyecto en su área de influencia.
La Concesión de Mares es deel 25 de agosto de 1951 y es el punto de partida de la actual Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol S.A.).

En esa fecha, el gobierno nacional asumió los activos, también revertidos, de la Tropical Oil Company, que a su vez había iniciado la actividad petrolera en el país en 1921 cuando realizó la apertura del primer pozo, conocido en la historia de los hidrocarburos colombianos como La Cira - Infanta en el Valle Medio del Río Magdalena, a 300 kilómetros de Bogotá.

La historia de la Concesión de Mares se remonta a 1905 cuando dos militares que habían participado en la guerra de los Mil Días, el coronel José Joaquín Bohórquez y el general Virgilio Barco, hallaron en las selvas vírgenes del Río Opón y del Catatumbo, cerca de Barrancabermeja, parajes enigmáticos y encantadores donde olía a petróleo.

La empresa espera que en los próximos meses la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales se pronuncie sobre los permisos para comenzar los trabajos de exploración en esa área.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?