| 12/16/2013 3:30:00 PM

Drummond está buscando otros puertos

La segunda productora de carbón de Colombia, podría utilizar puertos alternativos para realizar sus embarques en forma directa a partir del primero de enero.

El primero de enero entra a regir un ley que prohíbe cargar carbón en barcazas para su exportación. Establece que desde el próximo año las firmas deberán cargar el mineral en los puertos de forma directa, es decir desde los trenes a los barcos a través de unos ductos con sistemas de bandas, para evitar los riesgos de contaminación y caídas al Mar Caribe que implica trasladarlo en barcazas a los buques.

Pero empresas como Drummond se han demorado en implementar el sistema por los retrasos en la ejecución de las obras en su Puerto del Mar Caribe.

"Estamos desde el ministerio explorando alternativas como otros puertos que puedan facilitar, si es posible, espacios alternos para que Drummond pueda seguir haciendo sus embarques porque dejar de hacerlo significa que también repercutiría en la producción", dijo Acosta en una conferencia de prensa.

El ministro precisó que Drummond está haciendo contactos con otras empresas para explorar la posibilidad de utilizar sus puertos, acercamientos que está facilitando el ministerio.

Acosta reiteró que el Gobierno continúa en la búsqueda de alternativas que le permitan a Drummond mantener la producción y la exportación de carbón, y que se reunirá con el presidente de esa empresa en Colombia, José Miguel Linares.

Una paralización de los envíos por el cambio de sistema afectaría a las compañías y al mismo Gobierno, que dejaría de recibir millonarios recursos por regalías.

El carbón es el segundo generador de divisas por exportaciones de Colombia, después de las del petróleo. De las actividades de explotación del mineral, el Gobierno también recibe importantes recursos por impuestos y regalías.

NORMA BUSCA EVITAR CONTAMINACION

Drummond se vio obligada en el segundo semestre a paralizar sus actividades durante más de 50 días en sus dos minas y en su puerto de embarque, por una huelga de sus trabajadores.

La norma del Gobierno busca evitar contaminación e incidentes como el que se registró en febrero cuando la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales suspendió las operaciones de carga en el puerto de Drummond, después de que una barcaza aparentemente arrojó carbón al mar.

Prodeco, la unidad de Glencore en Colombia, inauguró a finales de mayo un puerto de carga directa en el Mar Caribe con capacidad para exportar anualmente 21 millones de toneladas de carbón a los mercados de América del Norte, Europa y Asia.

El Gobierno sostiene que busca lograr un equilibro entre las actividades de exploración y explotación minera y el medio ambiente.

El sector carbonífero de Colombia está dominado por grandes productores como Glencore, Drummond y Cerrejón, que es de propiedad conjunta de BHP Billiton Plc, Anglo American Plc y Xstrata plc.

La industria ha sido golpeada este año por huelgas en Cerrejón y Drummond, además de la suspensión de las operaciones de un ferrocarril por problemas de contaminación auditiva, por lo que el país redujo su meta de producción a 85 millones de toneladas desde una previa de 94 millones de toneladas.

El mal desempeño del sector carbonífero podría afectar el crecimiento de la economía del país, el cuarto exportador mundial del mineral, que según el Gobierno crecería un 4,5% en todo el 2013.

Por otra parte, el ministro se refirió a las consultas realizadas en dos pueblos de Colombia, en las que los habitantes decidieron prohibir labores de exploración y explotación minera y petrolera.

Acosta calificó de "improcedentes" las consultas y aseguró que los municipios no pueden disponer en donde se puede desarrollar la actividad minera y petrolera debido a que la Constitución establece que el subsuelo y sus recursos son propiedad del Estado.

Reuters/D.com


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?