Revista Dinero

Jeff Bezos, de 49 años, que compra el Washington Post como una inversión personal por US$250 millones.

| 8/6/2013 5:00:00 PM

De pionero tecnológico a barón de medios

El fundador de Amazon.com y nuevo propietario del Washington Post, es uno de los pocos presidentes que rechaza inclinarse ante las demandas trimestrales de beneficios de Wall Street.

Desde que empezó con Amazon en 1994, con frecuencia ha molestado a los inversores al gastar bastante en inversiones a largo plazo, incluso aunque eso supusiera incumplir los objetivos financieros de los analistas y hundir en bolsa las acciones del gigante del comercio electrónico.

Los métodos de Jeff Bezos le posicionan bien para poseer un periódico con historia pero plagado de problemas como el Washington Post. Alejados de la dura mirada de Wall Street, los empleados del Post pueden esperar un jefe intenso, pero que probablemente no busque resultados económicos inmediatos de su adquisición de 250 millones de euros. "El Post tiene un propietario paciente, exigente e imaginativo, atributos que sus periodistas deberían recibir con los brazos abiertos", dijo Mike Moritz, socio en Sequoia Capital y ex periodista, en un correo electrónico.

Bezos, de 49 años, que compra el Washington Post como una inversión personal por 250 millones de dólares, ha financiado una amplia variedad de inversiones a través de una entidad llamada Bezos Expeditions, incluida la web de noticias económicas Business Insider y el servicio de microblogs Twitter.

Con anterioridad no había mostrado gran interés en los periódicos o en el periodismo, aunque la incursión de Amazon en los libros electrónicos, en las tabletas y en los programas de televisión le han colocado en el negocio de los medios. En sus propias palabras, es un ávido devorador de periódicos. "Valora mucho la palabra escrita y a los autores", dijo Tom Alberg, director gerente del grupo con sede en Seattle Madrona Venture y miembro del consejo de administración de Amazon.com. "Existe el peligro de que el periodismo con más contenido esté en declive. El tiene una visión a largo plazo", agregó.

Revolución minorista

El recorrido de Bezos, tanto literal como figurado, desde una exitosa labor en Wall Street al garaje de Seattle donde lanzó Amazon.com, es una de las historias famosas de la era de las puntocom. A partir de unos principios modestos como vendedor de libros online, Bezos y Amazon expandieron su actividad a casi todas las categorías de productos, terminando por competir con gigantes minoristas establecidos como las tiendas estadounidenses Wal-Mart Stores.

Con Bezos, Amazon lanzó el lector Kindle y revolucionó la forma en que los libros se distribuyen y leen. La compañía también ha sido pionera en la computación en nube, una tendencia que ha cambiado al negocio tradicional de la tecnología de la información. Más recientemente la compañía ha entrado también en el envío de comida y comenzado a experimentar agresivamente con los servicios de entrega en el mismo día.

Esa experiencia podría servirle con el Post, dado que la producción y distribución de periódicos impresos sigue siendo el negocio central de la compañía.

Pese a su éxito, o quizá por él, Amazon ha sido objeto de las críticas que dicen que está ayudando a destruir a las tiendas tradicionales y a crear una nueva clase de trabajadores con salarios bajos en su expansiva red de centros de distribución. En Seattle, los locales se han quejado de que la compañía es tacaña con su filantropía.

Un almacén de Amazon en Tennessee fue una de las paradas que hizo el presidente Barack Obama en su gira económica, cuando la compañía anunció que iba a contratar a 5.000 trabajadores más con salarios y beneficios que eran mejores que los de la mayoría de los minoristas.

Amazon ha superado las críticas al renunciar a su oposición al impuesto sobre las ventas online.

Presencia electrizante

Bezos se ha descrito muchas veces como "terco" y le gusta gastar en proyectos a largo plazo, compartiendo pocos detalles con analistas e inversores.

En persona, Bezos, delgado y de pelo corto, es una presencia electrizante. En la reunión anual de accionistas de Amazon, una de sus raras apariciones en público, a menudo contesta preguntas difíciles y controvertidas con vehemencia.

Políticamente, ha mantenido un perfil bajo. Generó atención con una donación de 2,5 millones de dólares a la campaña por una votación en el estado de Washington para apoyar al matrimonio entre homosexuales, pero en otros aspectos ha sido muy moderado, apoyando a los demócratas principalmente. Sus intereses personales tienden a lo exótico, como el programa espacial privado Blue Origin y un plan para construir un reloj que dé la hora los próximos 10.000 años.

John Battelle, veterano emprendedor del periodismo y presidente ejecutivo de Media Publishing, atribuyó la compra del Post a motivos simples. "Creo que un hombre llega a una cierta edad, tiene dinero, y se da cuenta de que cosas como las que hace el Washington Post son importantes, y piensa que tiene las neuronas y el dinero para hacerlo", dijo Battelle. "No es el primero, no será el último", agregó.


Reuters/D.com
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×