Dinero.com Revista Dinero

En enero de 2012 los medios del mundo registraron el lento hundimiento del barco Concordia en el Mar Mediterráneo italiano, un hecho que dejó víctimas mortales.

| 2/15/2013 12:00:00 PM

Cruceros: la masificación de un negocio con riesgos

Desde el fin de semana un barco del tamaño de una urbanización flotó sin control en el Golfo de México, mientras los 3.143 pasajeros a bordo se quejan por todos los medios de la situación sanitaria, que literalmente desborda los camarotes.

El domingo un incendio en la sala de máquinas dejó sin ningún control al Triumph de la empresa Carnival Cruise Lines. La información enviada desde el barco durante la semana evidenció el deterioro de las condiciones de los pasajeros y la tripulación.

Este miércoles se presentó una emergencia sanitaria grave porque los baños estaban taponados y rebosados. También informaron sobre la escasez de alimentos y la falta de aire acondicionado.

El domingo pasado en Islas Canarias, cinco miembros de la tripulación del barco Thomson Majesty murieron y tres resultaron heridos, mientras hacían un simulacro de evacuación rutinario cuando su bote salvavidas cayó al mar desde por lo menos 20 metros de altura.

En enero de 2012 los medios del mundo registraron el lento hundimiento del barco Concordia en el Mar Mediterráneo italiano, un hecho que dejó víctimas mortales.

Los virus también son comunes. El pasado mes de diciembre, unas 400 personas, entre turistas y tripulación de dos naves de lujo que realizaban un viaje por el Caribe, terminaron con gastroenteritis, vómitos, diarrea y fiebre alta. Los cruceros en cuestión eran el Queen Mary 2, de la compañía Cunard Line, y el Emerald Princess, de Princess Cruises.

¿Masivo significa más peligroso?

La industria de los cruceros se ha consolidado como una de las más fuertes del turismo mundial. Según cifras de la Organización Mundial del Turismo (OIM), los cruceros movilizan alrededor de 20 millones de personas cada año.

Esta modalidad de vacaciones dejó de ser exclusiva para millonarios y se convirtió en vacaciones al alcance del individuo promedio.

En la actualidad se puede conseguir un viaje de cuatro días en un crucero por el Caribe desde U$299, con todo incluido. Cerca de 300 compañías ofrecen 30.000 cruceros a 2.000 destinos y en casi todas las regiones del mundo.

Debido a la masificación de la industria, las empresas pueden recuperar la inversión de U$100 millones de un barco promedio con capacidad para 2.500 personas, en dos o tres años.

En este contexto y ante los sonados incidentes de cruceros, la pregunta sobre la relación del bajo costo del producto con respecto a la seguridad es obligatoria.

"Esta es una industria en la que la seguridad es la prioridad. Es una de las experiencias de vacaciones más entretenidas y baratas disponibles hoy”, le dijo a BBC Bud Darr, vicepresidente de Regulación Técnica y Operaciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, CLIA.

"La aplicación de las regulaciones de seguridad es la misma sin importar el precio de los cruceros. No importa si es un crucero de un par de días que cuesta U$200 o si es un crucero que viaja alrededor del mundo que cuesta miles y miles de dólares", agregó Darr.

Sin embargo, en una conversación anterior con BBC, Andrew Linington, de Nautilius International, sindicato de Profesionales del Mar, aseguró que cada vez se prioriza más el diseño mientras que la seguridad decae.

Según Linington, los cruceros modernos duplicaron su tamaño en la última década, retando la estabilidad del barco con centros comerciales y piscinas al interior. Dijo que se comprometen una gran cantidad de principios de seguridad para maximizar los ingresos.

Analía Michelgeli, directora de televisión y usuaria frecuente de cruceros, compartió con BBC su percepción de seguridad de los cruceros.

"Son casos aislados, de mala suerte para quienes los han vivido. Yo voy a seguir viajando en crucero a pesar de las noticias. Las tomo como una eventualidad, no como una desgracia", dijo Michelengeli que hace tres o cuatro viajes en crucero con su familia cada año.

"Si sabes cómo proceder no te va a pasar nada. Un crucero no es como un avión que si se cae, se acabó. Cuando pasa algo con un crucero hay determinada cantidad de tiempo lógico y razonable para hacer algo. Sólo debes seguir el protocolo", agregó Michelengeli.

A pesar del impacto y de los múltiples comentarios negativos sobre la industria que surgen cada vez que ocurre un evento grave con un crucero, la OMT registra 8% de crecimiento de la industria, lo que sugiere que los usuarios no pierden la confianza y que los económicos precios de los paquetes vacaciones siguen siendo de interés para las personas.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×