| 7/2/2013 5:50:00 AM

Crisis con Venezuela los llevó a otros mercados

La ruptura de las relaciones comerciales y diplomáticas con Venezuela, en muchos casos empresariales, se convirtió en una oportunidad para que las compañías nacionales se abrieran a otros mercados.

Ese fue el caso de Inval S.A., una empresa vallecaucana dedicada a la producción de muebles RTA o más conocidos como aquellos que están listos para armar. Esta compañía familiar fue creada en 1988, época en la que se dedicaron a producir bafles para equipos de sonido, que eran vendidos a ensambladoras de televisión y sonido.

Luego, con la apertura económica, ese tipo de ensambladoras de televisión y sonido se acabaron y el país lo empezó a importar como producto terminado, lo cual obligó a Inval a explorar otros segmentos de negocio, “ahí fue que empezamos a buscar producir muebles RTA (listos para ensamblar)”, cuenta José Manuel Londoño, gerente de la empresa.

“Fue así como con la llegada de un hipermercado a Colombia, Makro, empezamos a trabajar con ese tipo de mueble, era desconocido, no se vendía a través de esos canales de distribución, lo hicimos con un desarrollo bastante importante para el sector, nuevas materias primas de importación y con producción nacional de ciertos herrajes que necesitaban este tipo de muebles”, agrega.

El tipo de muebles que produce la compañía son centros de computo, para televisores, equipos de sonido, entre otros, un negocio que tomó fuerza con la llegada de esas grandes cadenas de supermercados o almacenes de hogar, además con el auge de la tecnología.

“Una vez en esta cadena, las otras grandes superficies como Éxito, empezaron a interesarse por esta categoría, y fue allí cuando empezó Inval a venderle a grandes superficies en Colombia”, señala Londoño.

El éxito que tuvo Inval con su producto en Colombia, hizo que Venezuela se interesara por adquirirlo, y así le empezaron a vender a Makro en ese país en 1987. “La empresa era muy exitosa en Venezuela y en mueble listo para armar era importante en su portafolio y allí fue que empezamos a exportar, tanto que logramos vender alrededor US$7 millones anuales, lo que nos hizo ser galardonados con el premio nacional de exportadores de Analdex, en la categoría de Pyme”, recuerda.

Las ventas a Venezuela eran significativas, tanto que en ese momento representaban el 80%, mientras que en el mercado nacional sólo era el 20%. Pero la felicidad no duró tanto tiempo, pues con la crisis en de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, las exportaciones cayeron de manera abismal, lo que los obligó a explorar nuevos mercados.

“Cuando empezaron los problemas cambiarios con Venezuela, nuestras exportaciones empezaron a decrecer y nos obligó a buscar otros mercados, que fueron exitosos al incursionar en Ecuador, Chile, Perú, Guatemala y Panamá”, afirma Juan Manuel Londoño.

A Venezuela siguen exportando, ya no con volúmenes como antes, pero han logrado vender a otros mercados, como Estados Unidos, a donde llegaron el año pasado. “Este ha sido un mercado, que pese a la situación, tiene mucho futuro. Estamos llevando un contenedor con unos 500 muebles, que suman anualmente unos US$450 mil dólares”.

Con la situación en Venezuela, Inval decidió hacerse más fuerte en el mercado nacional, hasta llegar ahora a tener el 80% de sus ventas en Colombia y el 20% en el exterior. “Antes, hasta el 2002, era al contrario, pero con la llegada de más grandes superficies al país logramos vender el mueble modular en el país”, cuenta el empresario.

Inval, con el pasar de los años, se ha concentrado en lograr hacer de su producto un mueble de mayor calidad, innovación, diseño y servicios.

El gerente de la compañía asegura que con la firma de los diferentes tratados de libre comercio que ya están vigente y con los que están en proceso, “no es que haya una amenaza”, el temor para las empresas colombianas está en el tema cambiario, que “con una tasa de cambio baja permitiría incentivarnos a hacer este tipo de muebles para exportar”.

Ahora las proyecciones para Inval están encaminadas a mantener altas producciones con tecnología de punta.

Datos:

- Inval genera 320 empleos directos en el Valle del Cauca. Su planta de producción está ubicada en Palmira y cuenta con 28 mil metros cuadrados, de los cuales 20 mil están entre área construida y patios de maniobra.

- El año pasado las importaciones de este tipo de muebles aumentaron 32% y las exportaciones sólo crecieron el 2%.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?