| 4/7/2016 12:01:00 AM

Crisis petrolera impulsaría a empresarios a transformar sus negocios

‘Acobardarse’ en esta coyuntura podría llevar a compañías eficientes pero que no sobrevivirán a la próxima década, la solución es abrazar la transformación según la consultora Global A.T. Kearney.

Luego de varios años de crecimiento sostenido las compañías colombianas se volvieron un poco ‘gordas’ y ahora deberán afrontar los efectos del choque petrolero sobre la economía colombiana, dijo la socia de A.T. Kearney en Colombia, Eulalia Sanín.

A.T. Kearney es un gigante de consultoría global que ha asesorado firmas como Telstra, una australiana de comunicaciones que pasó de estar al borde de la extinción en 2010 a conquistar mercados cuatro años más tarde.

La pregunta es: ¿Vas a cortar la visión que tienes para hacer tu compañía para ser más eficiente pero menor visionaria o vas a encontrar la forma de ser visionario y más eficiente? No es solo cuestión de costos. Si no hay visión, tendrás una empresa eficiente que no va a sobrevivir”, dijo Sanína a Dinero.

El dilema aplica a firmas de todos los tamaños. También a aquellas colombianas que lograron convertirse en multilatinas durante los últimos años. Con menos impulso de la economía las firmas tendrán que volver a mirar de cerca su negocio y evaluar qué tan bien lo están haciendo. 

Transformarse para el consumidor o morir

El mundo de los negocios podría cambiar más en los próximos 20 años que en los últimos 100 por cuenta de la tecnología. No solo es Uber. El panorama está cambiando en todos los sectores incluyendo la banca, el turismo, la industria, los medios de comunicación y las telecomunicaciones.  

El internet móvil, la inteligencia artificial, el teletrabajo y el internet de las cosas son solo algunos de los elementos que están barriendo con modelos de negocio tradicionales. Solo pensemos en una compañía que vende conexiones de telefonía fija y que pierde clientes por cuenta del avance del celular.

“El mayor reto es cultural. La aceptación de que los consumidores tienen una voz más fuerte en la actualidad y que no cumplir sus expectativas te deja en una posición muy vulnerable”, dijo por su parte Robert Nason quien lideró el cambio en Telstra.

“Esta palabra ‘transformación’ puede ser mal utilizada, puede ser definida como cualquier cosa que quieras ser pero lo que realmente significa es entender tu futuro y decidir cuál ruta vas a tomar: Convertir en una compañía global o exprimir lo más posible los servicios tradicionales”, agregó.

¿Qué hizo Telstra?

La firma australiana dejó de invertir en líneas fijas. Ese ya no es el negocio. Se orientó a ofrecer servicios relacionados con la tecnología como la operación de redes para empresas y los servicios de cloud (almacenamiento y procesamiento de datos). También cambió por completo su servicio de atención al cliente. Se hizo más eficiente pero también más visionaria. Las acciones de la firma en bolsa se dispararon un 28% anual desde que comenzó el proyecto de Nason.

Robert Nason, líder de la transformación de Telstra. Foto: Dinero

A.T. Kearney a la colombiana

A.T. Kearney y Prospecta, una firma colombiana, se integraron este año. AT Kearny ya venía operando en el país desde hace un par de años pero reforzó su equipo con la llegada de Sanín y otros ejecutivos. En el mundo AT Kearny se mide contra Mackenzie y Boston Consulting. 

En Colombia la firma tiene el reto de llevar la idea de la transformación a un sector productivo donde buena parte de las compañías son privadas y no listadas en el mercado de acciones. Muchas son familiares. Esto hace que las consultoras deban trabajar en llave no solo con los administradores de las firmas sino también con sus dueños y con las juntas directivas.

Varias de estas firmas han conducido sus negocios en la misma forma por varios años y han obtenido buenos resultados pero ¿están preparadas para lo que viene?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?