| 1/28/2016 12:01:00 AM

Creytex, aliada de marcas internacionales que aprovecha las ‘vacas gordas’

En el marco de Colombiatex, Dinero conoció el caso de éxito de esta empresa familiar paisa que exporta el 70% de su producción. Conozca las 3 claves de sus buenos resultados en la industria textil.

Desde hace 14 años, la compañía paisa Creytex decidió volcarse al mercado internacional apostándole a ser proveedor de las más exigentes marcas de ropa deportiva y de alto desempeño, lo que la llevó a que hoy exporte el 70% de su producción que es de 350.000 prendas mensuales.

Su gerente general, Lina Bustamante, -quien hace parte de la segunda generación de esta compañía familiar- considera que la estrategia para mantenerse en un mercado altamente competitivo ha sido convertirse en partners de los clientes, trabajando de forma cercana para poder entender sus intereses y necesidades.

La empresa está verticalmente integrada manejando desde la tejeduría, pasando por corte, confección y proveeduría y cuenta con dos modelos de negocio: las marcas propias Belife y Baby Planet y el paquete completo con el cual se ha fortalecido en el mercado gracias al trabajo desarrollado para marcas reconocidas internacionalmente como Champion, Columbia, Concepts Sport, Gear For Sport  Little Me, Camp David, Pelo y Ripley.

Bustamante explica que la clave de los buenos resultados, -que apuntan a que este año registre un crecimiento de 40% en ventas-, se basa en tres principios básicos. El primero es el tiempo de respuesta que puede oscilar entre 8 y 45 días, lo que hace que los clientes no tengan que almacenar inventarios lo que se traduce en ahorro de costos para ellos.

El segundo aspecto está relacionado con el manejo de mínimos de producción. La empresa tiene la posibilidad de hacer desde 600 unidades por estilo, 300 por color y 72 por estampación. Esto les ha permitido trabajar con clientes como Majestic Athetics, multinacional estadounidense a la que le produce los uniformes de la NFL.

El tercer pilar es la innovación en los procesos de tela y desarrollo. “Como todo se hace ‘in house’ se tiene la posibilidad de explorar en acabados, suavizados y hacer desarrollos que posteriormente se le presentan al cliente de manera proactiva”.

Los productos son elaborados con materia prima nacional e importada. Bustamante precisa que la hilaza es nacional, sin embargo, reconoce que ha tenido un impacto importante el hecho de que  un buen número de hilanderas se hayan acabado y las que quedan no tengan la capacidad suficiente para suplir la demanda local. De igual forma, teniendo en cuenta que para exportar a Estados Unidos los productos tienen que acumular origen, una parte de la materia prima proviene de ese país para garantizar dicho certificado.

 La ventaja de la tasa de cambio

Frente al tema de la devaluación, Lina Bustamante señala que la empresa está aprovechando la época de “vacas gordas”, luego de haber venido de un largo periodo de “vacas flacas” en el que la compañía debió aguantar para no perder los clientes y mantenerse en el mercado.

Lo anterior sin desconocer que es difícil garantizar a qué tasa se puede cotizar y más cuando las negociaciones se realizan a periodos de por lo menos un año.

Destaca, además, el resurgimiento de la industria nacional gracias no solo a la tasa de cambio, sino también a las medidas adoptadas por el gobierno para frenar importaciones de prendas terminadas de algunos países como China. Esto ha llevado a que las empresas locales se hayan reactivado, gracias a que el consumo de producto colombiano ha mejorado.

La compañía presentó en el marco de Colombiatex todos sus procesos de desarrollo e innovación y lo que la ha consolidado como una de las compañías antioqueñas más fuertes en el negocio de paquete completo.

Lea también: Los expertos en tecnología se volcarán al diseño de ropa inteligente

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?