| 9/21/2015 3:00:00 PM

¿Dos mil millones de nuevos usuarios de la banca a través del celular?

Para muchos usuarios pyme la banca en el mundo es un monopolio que les limita o restringe sus oportunidades de crecer y generar riqueza con sus productos. Hoy el mundo se asoma a una revolución digital que supone oportunidades y amenazas para la banca tradicional y el asunto se debe resolver en menos de 10 años.

Aunque el esfuerzo por financiar a la pequeña empresa ha sido grande y los avances en inclusión financiera de los últimos 5 años superan los resultados alcanzados en todos los años anteriores, según el Gerente General de la Corporación Interamericana de Inversiones, brazo del Banco Interamericano de Desarrollo, Carl Muñana, falta mucho pues hay una brecha de unos US$250.000 millones para financiar adecuadamente a las pymes en la región.

Por ejemplo la Corporación Financiera Internacional, del Grupo Mundial, ha llegado a cerca de 3,4 millones de pymes y ha destinado cerca de US$7.000 millones en América Latina y el Caribe, pero su directora, Irene Arias, dice que falta impacto y le interesa que el esfuerzo se pueda revolucionar y acelerar.

Hoy ha dado inicio el primer Foro para la innovación de la financiación de las pymes en América Latina y el Caribe con la participación de distintos miembros de 42 países.

Entre las experiencias compartidas por las pymes con el auditorio, la directora de Colombiana de Acero, Colsteel, Luisa Fernanda Puerta, ha reseñado la dificultad que tuvo al inicio del negocio para acceder a financiación bancaria, pues en su etapa de emprendimiento su empresa carecía de historial crediticio y de cómo probar la materialidad en la autosuficiencia de su negocio.

Adicionalmente Puerta se quejó con Dinero por qué luego tampoco fue suficiente el historial empresarial. “La banca nos pide la información contable y luego nos tratan como una persona natural de alto riesgo” y agrega que “a veces dejan de lado el análisis de proveedores, de clientes, el historial con ellos y con el propio banco que tiene la empresa y cada vez que solicitamos un crédito nos vuelven a pedir la misma información que ya en el pasado hemos suministrado a las entidades bancarias”.

Precisamente el acceso a información y a datos por parte de las entidades de crédito para evaluar y estimar el riesgo de crédito es uno de los temas centrales que se analizan en el foro. La cabeza de negocios de Ecobank, entidad financiera panafricana, Fabien Amany, reseña que la estrategia de su entidad ha sido usar la cadena de valor de sus clientes corporativos para conocer a las pymes que están ligadas a ellas y de allí sustraer información. Pero se queja de la falta de datos para llegar a más entidades.

Pero los propios bancos quisieran crecer estas oportunidades de financiación y generación de negocios. Como lo explica, Vicepresidente en Bancolombia, Santiago Pérez, en los últimos 35 años, el segmento pyme representa el 35% de las utilidades del grupo, al tiempo que reconoce que la entidad identificó la necesidad de tener un modelo especifico, pues el 98% de las pymes con quienes trabajan son empresas familiares que requieren tener unos asesores capacitados y formados para atenderlas exclusivamente.

El foro dio comienzo con preguntas, premisas y pronósticos provocadores por parte del experto en FinTech o tecnologías para el mundo financiero, Brett King, con la intención de proponer la necesidad de construir un dialogo entre las instituciones financieras y las empresas tecnológicas, que pueden ofrecer soluciones e innovaciones financieras a los reguladores y entidades públicas bajo la coordinación de la banca de desarrollo.

“En 10 años el papel y la forma en que opera la banca habrá cambiado más que en los últimos 200 años y los bancos del futuro serán empresas tecnológicas”, ha sentenciado King. Ha resaltado dos áreas claras en que la tecnología se centrará en cambiar la banca.

Una es la asesoría, en donde la inteligencia artificial en línea y de forma automática será más infalible y oportuna que el ser humano. La otra, en la conformación de experiencias de los clientes para lo cual ha recreado el caso Uber. La empresa para King es un sistema de pago e inclusión financiera pues la mayoría de los conductores autoempleados nunca habían tenido una cuenta financiera en un país como Estados Unidos.

En el fondo, con ambos casos King quiere llamar la atención sobre la formidable forma en que el mundo está cambiando por la capacidad de generar, almacenar y sintetizar datos. Esos datos serán recolectados cada vez más a través de aplicaciones por empresas tecnológicas y suponen una gran transformación en la forma de medir, conocer, cuantificar y predecir el riesgo de crédito.

Por lo mismo resalta que el cambio tecnológico supone una oportunidad y una amenaza para la banca, la cual se alía con empresas tecnológicas o compite contra ellas. Ha finalizado recordando que ya hay más empresas tecnológicas en desarrollo de aplicaciones financieras que bancos en Estados Unidos así como predice que 2.000 millones de nuevos usuarios de la banca a través de tecnología celular así como el fin de las extensas redes de oficinas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?