| 11/18/2015 12:05:00 AM

¿Está en peligro el reinado en los cielos de Airbus y Boeing?

Desde 1990, el mercado mundial de aviones comerciales ha sido un duopolio entre Airbus y Boeing. Sin embargo, otros fabricantes buscan un pedazo de la torta mundial de la aviación comercial. Pero no es una tarea tan fácil.

Es de esperarse que compañías fabricantes de aviones de otros países diferentes a Estados Unidos y pertenecientes a la Unión Europea, quieran competirle a los gigantes aeronáuticos pues se estima que este mercado tendrá un valor de aproximadamente US$4,600 billones en los próximos 20 años, suficiente incentivo para muchos, incluso para China y Rusia.

Al parecer, China está buscando irrumpir en uno de los duopolios más conocidos del mundo, entre Airbus, compañía estadounidense y Boeing, fabricante de aviones liderada por países de la Unión Europea. 

Boeing y Airbus,  dejarán de estar solos en el mercado luego de que a principios de este mes, la compañía  fabricante estatal china, COMAC, lanzara su nuevo modelo C919 que operará a partir del próximo año. Los fabricantes, esperan que el modelo C919, compita con los aviones más populares de los cielos en la actualidad, el Airbus A320 y el Boeing 737.

Pero además de los ambiciosos planes de los chinos, Rusia también busca despojarle el reinado al duopolio de los cielos, con el lanzamiento de otro rival de los mismos aviones de Boeing y Airbus, el MC-21 que entraría en servicio en dos años.

¿Será posible romper el duopolio de los cielos?

Sin embargo, los planes de China y Rusia, no convencen a todos y de acuerdo con The Economist, analistas de la industria son escépticos de que los nuevos aviones de China y Rusia afecten la demanda de aviones de Airbus y Boeing, pese a que ambos planes tienen un significativo respaldo del Gobierno.

The Economist, afirma que el avión de la compañía china, el C919, contendrá una gran cantidad de equipos diseñados en occidente, incluyendo sus motores, por lo menos hasta que China logre construir motores para aviones comerciales de talla mundial.

Sin embargo, analistas sospechan que, si eso pasa, la eficiencia de combustible podría estar rezagada a las nuevas versiones de aviones de Airbus y Boeing.

Pero además, es difícil luchar con la experiencia de más de 40 años en el mercado de Boeing y Airbus.  En 1969, el ministro de transporte francés Jean Chamant y  el ministro de Economía alemán, Karl Schiller, firmaron un acuerdo para lanzar oficialmente el A300, el primer jet de pasajeros de fuselaje ancho bimotor del mundo. La aeronave fue construida por un consorcio franco-alemán que también implicaría a británicos y holandeses. Desde aquel entonces, Airbus se convirtió en el símbolo del poder europeo.

De acuerdo con The Economist, a pesar de que los rusos y los chinos pueden ser buenos diseñando aeronaves, tienen poca experiencia en la creación de los complejos sistemas de producción y las cadenas de suministros para los altísimos estándares de calidad, seguridad y fiabilidad que las aerolíneas exigen, y que Boeing y Airbus conocen por más de 40 años. 

Para ser competitivos en el mercado, y volverse atractivos para las aerolíneas, primero tendrían que asegurar su historial de seguridad, para demostrar que no son un riesgo a corto plazo, asegura el analista de la industria aeroespacial de Citigroup, Jason Gurksy.

El historial de seguridad es uno de los factores cruciales que las aerolíneas tienen en cuenta para hacer pedidos de aviones, y puede ser una barrera para prosperar en el mercado.

Ni siquiera el Bombardier de Canadá, el cual tiene un buen récord de calidad y seguridad, ha podido entrar en el mercado como desearía pues menos de 250 aviones de su serie C han sido pedidos. En contraste, los pedidos del Boeing 737, alcanzaron los 8.700, y aún tienen órdenes por 4.200 aviones más.

El mercado es tan atractivo y tan complejo a la vez

Sin embargo, hasta los gigantes de la industria aeronáutica han atravesado dificultades pese a su larga trayectoria en el mercado, pues los costos en investigación y desarrollo para el nuevo proyecto de aviones, el dreamliner 787 de Boeing, ascendieron a US$28.000 millones, como resultado de problemas electrónicos y en la cadena de suministro.

Mientras tanto, los ingresos generados por el Airbus 380, el avión más grande del mundo, difícilmente cubren los costos de producción, sin contar la gigantesca inversión para su desarrollo y puesta en marcha.

Definitivamente, el mercado de aviones comerciales es una industria bastante lucrativa, pero tal vez en parte sea porque no todos tienen las capacidades ni la experiencia para entrar a competir.

Además, si por ejemplo para Airbus, el respaldo ha sido de más de 5 países europeos, entre ellos, Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España quiere decir que si bien es un mercado lucrativo, así mismo, es costoso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?