| 5/29/2014 7:05:00 AM

El pollo se trepa a la canasta de los colombianos

El país está comiendo hoy más pollo que carne de res y de cerdo. Cifras de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) muestran que el consumo per cápita anual es de 27,1 kilos y en el caso de los huevos, es de 236 por persona.

El balance de 2013 para el sector avícola colombiano es positivo: produjo alrededor de 1.270.000 toneladas de carne de pollo y unos 11.200 millones de huevos. Esto hace que aproximadamente la suma total de pollo y de huevo se acerque a los 2 millones de toneladas de alimento.

La industria registró un crecimiento del 11% impulsado por un aumento en la producción de carne de pollo del 14%; y por el lado del huevo, el crecimiento del consumo está alrededor del 3% o 4%, ubicando al país en tercer lugar en consumo de huevos en América Latina detrás de México y Brasil.

El Fondo Nacional Avícola está invirtiendo alrededor de US$2 millones en promoción del consumo de pollo nacional en campañas como el Festival del Pollo, que se enfocan en que es un producto ‘fresco y natural’. Las iniciativas han surtido efecto y del total de este tipo de carne que se come en el país, el 98% proviene de la industria local.

Para este año, las perspectivas del sector avícola apuntan a llegar a las 1.300.000 toneladas de carne de pollo, y a los 11.600 millones de huevos.

En cuanto al impacto que ha tenido el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos en el sector, Andrés Valencia Pinzón, presidente de Fenavi, afirma que hay dos caras de la moneda. Por un lado, para el gremio es muy positiva la reducción que se ha venido dado en los costos de producción, especialmente por cuenta de la importación de maíz amarillo sin aranceles.

“Estados Unidos es uno de los grandes productores mundiales de maíz amarillo y Colombia negoció un contingente arancelario de alrededor de 2.300.000 toneladas que ingresarán al país este año sin pagar aranceles”, aseguró.

La otra cara de la moneda tiene que ver con las importaciones de productos cárnicos de pollo. Aunque las ventas internas se han ido aumentando, esto no es lo que le preocupa al gremio. “Los volúmenes que están ingresando son del orden del 3,5% o 4% del consumo en Colombia, es decir, alrededor de 40.000 toneladas, una cantidad similar a la que ingresaba antes de que el TLC entrara en vigor”, explica Valencia.

Entonces ¿qué es lo que inquieta a los avicultores? Según el dirigente gremial algunos importadores están evadiendo los mecanismos administrativos que existen para traer carne de pollo de Estados Unidos.

“Hay quienes ingresan al país esta proteína a través de contrabando técnico, es decir, traen un producto legal, que se nacionaliza legal, pero la partida arancelaria por donde clasifica ese producto es equivocada de manera deliberada, para eludir los mecanismos de administración. Podríamos decir que se trata de unas 15.000 toneladas que llegan de esta manera y esto lo hemos venido denunciando ante la Dian y ante el Ministerio de Agricultura y de Comercio para que tomen medidas que restrinjan estas prácticas”, señala.

Otro de los problemas que está enfrentando el sector es el contrabando y la informalidad. “En el departamento del Norte de Santander alrededor del 60% del pollo que se consume en esa región es de contrabando. Hemos estimado que podrían ingresar más de 1.000 toneladas al mes de Venezuela”, dijo Valencia.

El pasado martes la Policía Fiscal Aduanera decomisó alrededor de 1.500 animales vivos procedentes del país vecino y, semanalmente, está decomisando casi entre 300 y 400 kilos de carne de pollo que no cumplen con las condiciones sanitaras exigidas para su consumo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?