| 7/17/2015 5:00:00 AM

El rezago de las vías: principal reto de Ferrari en Colombia

Bogotá, una ciudad con un grave rezago en infraestructura vial y problemas de movilidad, acoge desde junio pasado al primer concesionario de Ferrari en Colombia, país en el que esperan vender unos ocho vehículos al año y seguir consolidando su presencia en el mercado de América Latina.

Ferrari, una de las marcas de automóviles más famosa del mundo, se interesó en Colombia porque es un país que está en “un punto muy interesante” de su economía, explicó en una entrevista con Dinero el director de mercadeo y relaciones públicas de la compañía, Steven Goldstein.

El primer concesionario en Colombia se suma a las tiendas oficiales de Ferrari en Argentina, Brasil y México, y además abre las puertas al mercado de lujo que se consolida con llegada de otras compañías al país.

La firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea, la reducción de los aranceles y el incremento del poder adquisitivo de los colombianos, fueron factores determinantes para que la marca de vehículos fundada en 1929 en el pueblo italiano de Maranello se interesara en este mercado. 

Goldstein, quien no precisó los costos de la instalación de la compañía en la capital, considera que la desaceleración de la economía colombiana no será un problema para las ventas de la empresa, ya que este es un fenómeno que “ocurre en cualquier economía” del mundo.

Al menos 28 vehículos de Ferrari circulaban por las calles colombianas antes de que la marca aterrizara en el país, explicó el directivo, y agregó que la estrategia de la compañía no se basa en “adquirir clientes nuevos sino mantener los que tienen”.

“El que compra un Ferrari se queda con la marca. Entrega el que tiene y se compra uno nuevo, es algo que ha pasado durante muchos años”, manifestó el ejecutivo, al hablar acerca de las ventajas de ser cliente de este fabricante de vehículos. 

El vocero de la marca fundada por Enzo Ferrari precisó que el precio de los carros en Colombia comenzará en $500 millones, un valor un poco menor al de los concesionarios en Nueva York o París. “Somos un mercado nuevo y la casa matriz en Maranello nos otorga un descuento para nuestros clientes en Colombia”, apuntó. 

El concesionario situado en el norte de Bogotá exhibe modelos como el 458 Speciale o el California, y además cuenta con una enorme sala de negocios que está decorada con fotografías representativas de Ferrari a lo largo de su historia. 

Y es que esta marca, con presencia en un sinnúmero de campeonatos internacionales de automovilismo, tiene mucho que exhibir. La escudería Ferrari ha ganado unas 222 carreras de Fórmula 1 y 16 campeonatos de la categoría.

La potencia y tecnología de estos automóviles, que fueron utilizados por pilotos de la talla de Michael Schumacher, Fernando Alonso y Sebastián Vettel, desafiarán ahora las difíciles condiciones de las vías de Bogotá que, según cifras del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), requiere unos $11,7 billones para repararlas.

Los propietarios de estos vehículos tendrían que ‘adormecer’ la capacidad de sus máquinas en la ciudad y llevarlos a otros lugares para sacarles provecho ya que alcanzan una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora e incluso más.

Steven Goldstein recomendó a los propietarios de esos lujosos automóviles que “escojan” por dónde se van a movilizar, y expresó que lo más recomendable sería llevarlos al autódromo o carreteras fuera de la ciudad que estén en óptimas condiciones.

La única competencia de la firma italiana, según el ejecutivo, es Lamborghini, la cual no tiene presencia en Colombia. Por lo tanto, el único competidor fuerte por ahora parece ser la infraestructura de la ciudad.

“Toca evadir las calles que parecen una montaña rusa y estar pendiente de los huecos. La verdad es que son carros fuertes, están hechos para la pista, aguantan más de lo que parece”, concluyó.

Precisamente, el concesionario ofrece la posibilidad de personalizar los autos de acuerdo a las necesidades de los conductores. Entre estas modificaciones destaca el aumento de la altura del vehículo, así como el cambio de sillas, rines, pinturas, entre otros accesorios.

La compañía ofrece una garantía hasta por 10 años y asistencia técnica para la tranquilidad de sus fieles usuarios que más que un carro, adquieren una “inversión” pues estas máquinas no se devalúan con el correr de los años y el kilometraje, indicó Goldstein.

El interés que ha suscitado Ferrari en el mercado colombiano ha provocado una reacción muy positiva dentro de la marca, que no descarta la opción de expandirse a otras ciudades del país para seducir a los compradores con la imponencia y diseño de estos autos. 

“Si vemos que hay bastante interés en Medellín, por ejemplo, claro que se podría abrir un concesionario allá”, finalizó el representante.

Fotos: Santiago Tejada

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?