| 10/24/2012 7:30:00 AM

Con huevos empieza la expansión de Santa Reyes

La empresa comercializadora y productora de huevos generó el año anterior $42.000 millones en ventas. Pese a dificultades en el sector, ha logrado sobrevivir y ahora quiere ser marca nacional.

Han pasado 30 años desde que Carlos Lozano tomó las riendas del negocio familiar, dando sus primeros pasos como empresario en una finca a las afueras de Bogotá. Fueron  15.000 gallinas las que sirvieron de materia prima, en la creación de lo que hoy en día  se conoce como Huevos Santa Reyes.

La empresa creció notablemente en la década de los noventa pero la llegada de los supermercados a la capital y a sus municipios aledaños, impidió la expansión de la empresa a otras regiones del país.

Sin embargo, la compañía hace parte de un sector que genera 250.000 empleos directos en 300 municipios y es considerado intensivo en mano de obra.

En el 2011 Santa Reyes facturó $42.000 millones, y para este año espera un crecimiento del 20% más en ventas, con  un aproximado de $50.000 millones. Cali y algunas ciudades de la costa han podido conocer de primera mano los productos que ofrece la comercializadora. Recientemente, la compañía expresó sus intensiones de entrar al mercado paisa a través de almacenes Éxito.

“Queremos ser marca nacional. Queremos la expansión de nuestros clientes, queremos llegar a nuevas regiones, no solo en la central. Lo habíamos hecho en Medellín incipientemente, pero la idea es tener toda una infraestructura montada. Además, somos muy bien aceptados, el producto es apreciado por la gente”, aseguró Lozano, gerente de la empresa.

Para contrarrestar la competencia, ha invertido los últimos 15 años en el desarrollo del valor agregado. El huevo líquido pasteurizado, es uno de los productos más reconocidos por el sector industrial.

Marcas como Bimbo, consumen 4 ó 5 millones de huevos al mes. Nosotros le entregamos el huevo homogeneizado, pasteurizado y refrigerado para que ellos simplemente lo utilicen dentro de sus productos. Lo mismo hacemos con Noel y Crepes & Wafles”, asegura Lozano.

La empresa cuenta con 500 trabajadores directos, de los cuales el 75% en su mayoría son madres cabeza de familia, atendiendo 18 puntos de venta en diferentes localidades de Bogotá y algunos municipios como Chía, Zipaquirá y Cajicá.

Los precios especulativos al alza en los últimos tres años han sido dramáticos para la empresa. El crecimiento en el precio del maíz, y su sustitución por petróleo para biocombustibles, han afectado el negocio.

El sector avícola aún se encuentra con expectativas respecto al TLC. Sin embargo, Lozano aseguró que existen otros campos como el de la venta de pollo, donde sí tendrá más repercusión.

“Yo lamento profundamente que no le podamos vender a los venezolanos, y que el mercado no sea de aquí para allá y de allá para acá. Esto debería ser un mercado de fronteras abiertas todo el tiempo”, dice.

Respecto al proyecto de la reforma tributaria el empresario bogotano mostró su  desacuerdo. “El huevo es un producto exento de la canasta familiar. Nos están devolviendo el  IVA, y ahora lo quieren rebajar, pero tenemos que pagarlo y finalmente no habrá devolución del mismo. Lo único que uno pide como empresario es tener reglas de juego muy claras y no tener el problema de tener una reforma y mañana otra”, señala el gerente de la empresa.

No más allá del 3% del mercado mundial del huevo es de exportación, siendo una industria de producción local. En un futuro, Santa Reyes pretende exportar a México y diversos países después de haberse consolidado en el mercado nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?