| 4/3/2013 8:44:00 AM

Con crédito Canacol 'matará' deudas

La petrolera consiguió un préstamos por US$140 millones que serán destinados, entre otros propósitos, al pago de créditos existentes y a proyectos en Colombia y Ecuador.

La canadiense Canacol Energy logró un crédito por US$140 millones con un sindicato de bancos liderado por Credit Suisse el cual actúa como “Lead Arranger”, “Sole Bookrunner” y agente administrador.

También participó Citibank, Export Development Canadá y Corpbanca como “Mandated Lead Arrangers”.

El préstamo tiene un plazo de cinco años, con intereses pagaderos trimestralmente y en 15 cuotas iguales a partir de octubre del 2014, después de un periodo de gracia inicial de 18 meses. Tiene un interés de Libor más 4.50% y está respaldado por todos los activos materiales de Canacol.

Los recursos del crédito a término serán utilizados para:
a) Pago de US$45 millones e intereses acumulados del crédito a término existente que la compañía adquirió para la adquisición de Shona Energy Company, Inc.
b) Pago de US$31.1 millones e intereses acumulados de la facilidad crediticia sindicada existente liderada por el Scotiabank
c) Futuras inversiones de capital relacionadas con actividades de desarrollo en Colombia y Ecuador;
d) Costos de la transacción y otros propósitos generales corporativos.

De acuerdo con Charle Gamba “el cierre de este crédito a término por US$140 millones, representa un importante avance en el desarrollo del plan de negocios de Canacol, al asegurar fondos de largo plazo para el pago de nuestras deudas existentes y al mismo tiempo ofrece fondos adicionales para llevar a cabo actividades de desarrollo en Colombia y Ecuador”.

Según la petrolera, durante los últimos seis meses, ha tenido importantes avances para diversificar su base de producción y reservas, que otorgan estables niveles de producción y flujo de caja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?