| 8/16/2015 5:00:00 AM

¿Cómo sobrellevar las críticas de su jefe en la oficina?

Aquí viene de nuevo esa reunión donde su jefe le va a indicar lo que hizo bien o mal en el semestre, y en consecuencia, cómo va quedando su bono de fin de año o esa esquiva promoción que tanto anhela.

;
BBC

¿Cómo enfrentar ese encuentro? ¿Cómo mantener cara de póquer cuando escuche que su gestión no es tan buena como pensaba? ¿Qué predominará: miedo o rabia?

Las llamadas evaluaciones de rendimiento o desempeño –las cuales determinan qué tan bien lo han hecho los empleados- se han vuelto una práctica común en compañías grandes y pequeñas.

De acuerdo con un estudio del 2014, desarrollado por la Sociedad de Gerentes de Recursos Humanos del estado de Virginia, casi 90% de las empresas en Estados Unidos realizan estas evaluaciones al menos una vez al año.

A nivel internacional, las cifras de la agencia Mercer revela que 78% de las compañías tienen reuniones individuales con sus empleados.

¿De modo que cómo reaccionar cuando la evaluación resulta menos estelar de lo que esperaba?

En plena reunión

Es muy sencillo ponerse tenso cuando su jefe le dice que hubiese preferido que hiciera las cosas diferentes en los últimos seis meses o un año.

Trate de no ponerse a la defensiva, recomienda Ruth Ross, de una firma de relacionamiento con empleados en Estados Unidos.

"En vez de hacer eso, respire profundo y pida más información, a fin de clarificar el comentario que le acaban de hacer, como ejemplos específicos que ayuden a identificar los problemas o las actitudes a modificar", comenta Ross.

En vez de decir "no sé qué quiere de mí", diga "quiero estar seguro de comprender cuáles son las expectativas sobre mi desempeño", explica la especialista.

"Pida información adicional y tiempo para procesar las críticas", sugiere la experta, para quien una manera de hacer esto es solicitando una segunda reunión para evaluar con mayor profundidad los puntos planteados.

La apariencia cuenta

La doctora Uta Bindl, profesora de gerencia en la London School of Economics, comenta que es probable que en la reunión de evaluación se sienta herido, e incluso enojado, pero eso está bien.

"Recibir una mala evaluación de desempeño es un golpe tremendo a su ego, especialmente si es apasionada de su trabajo y se siente orgulloso de lo que ha logrado en su carrera", resalta Bindl.

Pero hay que tener cuidado de no reflejar mucho sus sentimientos en el trabajo. "Una cosa que definitivamente no debe hacer es ventilar sus emociones negativas enfrente de sus compañeros de trabajo o su jefe. Lo más probable es que expresar esas emociones en la oficina –aunque le hagan sentir mejor en el momento- termine perjudicándolo", advierte Bindl.

Es preferible transmitir cortesía y profesionalismo. "Asuma cada crítica como una situación que puede ser mejorada. No es algo personal. La idea no es asumir el rol de víctima, sino de una persona proactiva en una situación que puede ayudar a mejorar en el futuro", insiste Bindl.

Tómese su tiempo

Bindl también sugiere que si la evaluación lo ha dejado muy perturbado, y necesita seguir en la oficina por el resto del día, tómese un pequeño receso y camine alrededor de la cuadra o tómese una taza de café.

"Haga algo que lo anime en el momento, y luego regrese a la oficina cuando se sienta más calmado".

Al llegar a casa está bien concederse un breve período de luto. Deje que sus amigos lo alegren y lo inviten a tomar un café, o salga a cenar con su pareja a un lugar bonito. "Para volver a sentirse bien, haga actividades que sabe que lo animarán", concluye Bindl.

Qué hacer después

Cuando se sienta listo, lea con calma la evaluación para procesar la información ahí registrada.

"Desarrolle preguntas clave para obtener ejemplos específicos o aspectos concretos en la reunión de seguimiento, y formule su plan para mejorar", aconseja Ross.

Si logra acordar una reunión de seguimiento a la evaluación, comience por reconocer las críticas recibidas y luego sugiera trabajar junto a su jefe en un plan para avanzar hacia el futuro. "Exprese agradecimiento, apertura para recibir la información y voluntad para cambiar", destaca Ross.

¿Pero qué pasa si no está de acuerdo con nada de lo que aparece en su evaluación?

Admita los puntos que crea son precisos y comparta sus reflexiones sobre cómo se desarrollaron de modo que no se repitan nuevamente", indica Mike Stallard, fundador de la firma E. Pluribus Partners.

"En los puntos donde no está de acuerdo, explique por qué". Sin embargo, no los aborde inmediatamente. Espere la reunión de seguimiento y prepare las respuestas previamente. Practique esa parte de la reunión con amigos para que le digan qué opinan de sus planteamientos al respecto.

No es el fin del mundo

Manténga las cosas en perspectiva. Asegúrese de tomar tiempo para "recordar que una evaluación de desempeño con un mal resultado no es el fin del mundo, y que puede convertirse en un catalizador de cambios positivos en su persona y en su carrera", puntualiza Stallard.

"Una vez tuve un supervisor que me dijo que yo era una persona a la que solo le gustaba complacer a todo el mundo para ser aceptado. Tenía razón. Aprendí de esa crítica y desde entonces me convertí en un mejor líder".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?