| 6/24/2015 5:00:00 AM

La banca de inversión en un año de desaceleración

Este año apunta a ser muy activo en fusiones y adquisidores a nivel mundial pero más lento y menos atractivo en la región y en Colombia.

Las grandes fusiones y adquisiciones están a la orden del día en el mundo. Entre las razones que lo explican según Deutsche Bank, se encuentra la holgada liquidez que han entregado los bancos centrales, que hay empresas más atractivas por la solidez de sus balances, menor volatilidad en el precio de las acciones e históricamente bajos costos de financiación. Pero estos factores no son del todo nuevos. La actividad mundial en 2015 se explicaría por factores adicionales como una mayor transformación al interior de las industrias, las nuevas dinámicas impositivas, las dificultades de lograr un crecimiento orgánico y las crecientes presiones de consolidación y restructuración de las empresas.

Las cifras reveladas por Deutsche Bank señalan que 2015 va camino de superar el mejor año en la historia de fusiones y adquisiciones, al menos en el monto. Este año, los acuerdos anunciados ya suman US$2 billones. Según estimaciones del banco es posible que en 2015 se presenten a nivel mundial 72 acuerdos que superen el valor de US$10.000 millones cada uno, frente a 31 cierres de esa magnitud en 2014.

Entre las tendencias globales que están transformado la actividad en las diferentes industrias se resaltan la restructuración empresarial en el sector de recursos naturales ante el escenario de bajos precios por un periodo prolongado de tiempo; las diferencias de márgenes entre empresas del sector salud y los disparidades que tienen para hacer inversiones en investigación y desarrollo; los cambios tecnológicos en el sector de comunicaciones; y la necesidad de acceder a una masa crítica de usuarios y de talento en las empresas tecnológicas.

Ahora bien, las divergencias económicas en el mundo se han acentuado en 2015 y se ven reflejadas en una mayor disparidad en la actividad de fusiones y adquisiciones tanto por regiones como por países.

Muy activos este año han sido los mercados de Medio Oriente y Norte de África, México, China, Reino Unido y Estados Unidos mientras que en Suramérica se presenta una pronunciada caída en la actividad de adquisiciones, en especial por Brasil.

Infografía en inglés. "Ola de fusiones y adquisiciones en 2015 ha sido global -
Fusiones y Adquisiciones anunciadas año corrido"



La situación en Colombia es distinta


Para el caso colombiano, es evidente el cambio súbito que han generado los menores precios del petróleo en el clima de negocios. Tanto por su efecto en las variables financieras como en las económicas, ese cambio se ha traducido en cierta lentitud para el cierre de los acuerdos que se veían próximos a culminar este año.

Según conoció Dinero, al consultar a una de las principales bancas de inversión del país, la mayor tasa de cambio ha supuesto un menor incentivo para los empresarios que veían con buenos ojos vender sus empresas a inversionistas del exterior. Hoy estos empresarios recibirían una cantidad similar de pesos pero al expresar dicho valor en dólares, recibirían cerca de 40% menos que hace un año. Por el contrario, el interés internacional con un dólar más alto se ha visto favorecido al disminuir el monto necesario para realizar sus inversiones en Colombia.

Otro factor que ha pesado en el año son los obstáculos al proceso de venta e Isagen. La privatización de la empresa era claramente el negocio más importante en cuanto a adquisiciones que podrían materializarse, dinamizando las asesorías y mandatos en las firmas de banca de inversión.

Sin embargo, este año la compra de Odinsa por Argos ha animado el ambiente de negocios. El valor de la transacción cercano a US$370 millones es una de las movidas más importantes del año y ha alborotado a las empresas del sector de construcción que han manifestado su interés por conocer cómo serían las posibles condiciones del mercado en caso de querer vender.

Entre los posibles negocios que se estructuren en Colombia hay expectativa ante el interés de Ecopetrol de disponer de algunos de sus activos no estratégicos o la venta de TGI por parte de la Empresa de Energía de Bogotá y cuyo monto sería de los más altos del año.

De cara al factor tasa de cambio, algunos banqueros consideran que los empresarios deberían revisar el contexto colombiano pues puede sugerir la necesidad de una mayor tasa de cambio. En ese sentido, sigue siendo preferible un acuerdo de venta con tasa de cambio cerca de $2.500 en lugar de $3.000. Sin embargo, se sabe que es una variable impredecible.

Quitando algunos casos puntuales, las principales bancas de inversión se tendrán que mover a un segmento de montos más pequeños, del orden de US$30 millones. Las bancas de inversión afirman que en ese sentido trabajo hay y que junto con la actividad de “project finance” para las alianzas público-privadas y las obras de infraestructura, este año se mantienen muy entretenidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?