| 8/29/2014 6:00:00 AM

Netflix le da vida a una nueva industria

Con Internet y las nuevas tecnologías la oferta limitada de canales y de contenidos quedó en el pasado. Netflix no solo cambió la manera de ver televisión, sino también está transformando a la industria hacia lo que el consumidor quiere ver.

La compañía estadounidense ya suma 50 millones de usuarios en el mundo y sus ingresos han venido creciendo en los últimos años. En el 2012 fueron de US$3.609 millones; en el 2013 subieron a US$4.374 millones y a junio 30 de 2014, alcanzaron los $2.610 millones, lo que supone que  seguramente terminará el año con una cifra superior registrada a la del año pasado.

Aunque inicialmente la compañía alquilaba películas y las llevaba a domicilio, todavía mantiene este servicio, supo enfocar su negocio en Internet y ahora basta con tener un televisor inteligente para suscribirse, en Colombia por un monto de alrededor $15.000- y acceder a una variedad de contenidos que uno maneja a su acomodo.

“Hemos crecido de una forma constante y hemos visto un comportamiento muy importante en Colombia y en América Latina. De los 50 millones de usuarios, 14 millones corresponden a los mercados internacionales que incluyen América Latina, Canadá, los Países Nórdicos, los Países Bajos, el Reino Unido e Irlanda”, afirma Kari Pérez, Gerente Senior Comunicación Corporativa, Netflix.

La televisión del futuro llegó, y la tradicional, -las transmisiones al aire- y la que todavía predomina, por cable,- tiende a desaparecer. Netflix es un caso que demuestra esa evolución que está viviendo la televisión, pues es una forma de acceder a contenidos que no existían hace unos años, cuando lo máximo que se podía hacer a gusto de cada persona era alquilar una película.

“Lo que ha hecho Netflix, por un lado, es entregar contenido, pero lo que pocas personas entienden es que detrás de esto hay un algoritmo que va aprendiendo de los gustos de los usuarios. Cada vez que yo veo una película, ellos saben si la veo completa, si la salté y eso es algo que nunca se había hecho. Entonces hemos pasado de una TV tonta donde me daban contenidos sin importar si los veía o no, a una televisión donde realmente el que manda y el que está tomando las decisiones es el usuario”, explica Pablo Francisco Arrieta, profesor universitario y experto en temas digitales.

En este conocimiento sobre el consumidor y sus intereses es donde radica el vuelco que se le está dando a la industria. Según Arrieta, en este aspecto es donde la televisión digital empieza a ser muy atractiva para las empresas del sector, ya que conocer los gustos de la gente y su comportamiento les permite tomar decisiones acertadas y seguras sobre los productos que les deben ofrecer. “Esta nueva forma de ver televisión va a empezar a ser un termómetro real para la industria sobre cuáles son los intereses de la gente”, resalta.

Las principales ventajas de Netflix son la posibilidad que tiene el usuario de decidir qué quiere ver, cuándo, cuántas veces y por qué medio, y a esto se suma el hecho de que no tiene comerciales que interrumpan la programación.

“Como resultado de la relación directa que tenemos con nuestros miembros, hemos analizado los gustos y los patrones de consumo y hemos hecho un gran trabajo de curaduría en nuestro contenido. Nuestra oferta incluye títulos exclusivos, de Latinoamérica, películas clásicas, y muy importante, una sólida oferta de contenidos para niños y producción original tal como lo es Orange is the New Black o House of Cards”, explica Pérez.

De esta manera, la compañía estadounidense no solo cambió la manera de ver televisión, sino también a la industria. Lo que está ocurriendo obliga a replantear y transformar este negocio, pues sin duda quien lo dominará será quien sepa aprovechar las ventajas que le brinda la tecnología y el poder conocer qué es lo que quieren los consumidores, tal como lo está logrando Netflix.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?