| 7/18/2013 6:00:00 PM

Colombianas le transmitirán energía a Perú

ISA se ganó la licitación para construir una línea eléctrica de 900 kilómetros de extensión en Perú. El proyecto será desarrollado por esta compañía (60%) y la Empresa de Energía de Bogotá (40%).

ISA ganó en Lima una nueva licitación pública que le permitirá el diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento de una línea de transmisión a 500 kV de 900 km de longitud, así como sus subestaciones asociadas.

La línea está compuesta por tres tramos: Mantaro - Marcona de 350 km, Marcona - Socabaya de 445 km y Socabaya – Montalvo de 105 km.

Los ingresos anuales esperados con este proyecto son de aproximadamente US$41,5 millones y la inversión de referencia máxima estimada por Proinversión es de
aproximadamente US$412 millones.

Para su ejecución, el proyecto será transferido al Consorcio Transmantaro –CTM-, filial de ISA (60%) y EEB (40%).

Con este nuevo proyecto se conformaría un esquema de transmisión fuerte de gran capacidad, suficiente para atender el incremento en la demanda del sur de Perú y para recibir los proyectos térmicos e hidroeléctricos a ser desarrollados en esa zona, con lo cual se generan oportunidades importantes de negocios futuros para CTM.

La obra debe entrar en operación en 38 meses, contados a partir de la fecha de adjudicación oficial del proyecto, mientras que el plazo de la concesión será de 30 años.

Adicional a ISA, presentaron oferta en este concurso público internacional las firmas ASA Iberoamérica S.A., y el Consorcio Redes Energéticas Nacionais, SGPS S.A. –REN– con Mota Engil Perú S.A. y Electricidade Industrial Portuguesa S.A. -E.I.P.-.

La obra se suma a los recientemente adjudicados en Chile (931 km de líneas), con lo cual la compañía fortalece su presencia internacional en Latinoamérica en el negocio de transporte de energía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?