| 11/19/2017 12:01:00 AM

Colombia, un ecosistema emprendedor con identidad propia

El pasado 29 de septiembre, durante la apertura de la quinta edición del Colombia Startup en Bogotá, tuve la oportunidad de hablar sobre la evolución que ha tenido el ecosistema emprendedor en el país durante los últimos 5 años.

Cuando tomamos la decisión desde IE Business School de participar en temas de emprendimiento a nivel local, empecé por investigar lo que había, y me encontré con la necesidad y el interés de fomentar el desarrollo de nuevas empresas, pero todavía con poco conocimiento y entendimiento de su verdadero significado y alcance.

La rápida evolución de la tecnología, las startups como alternativa de desarrollo de negocios en el mundo y la necesidad de las empresas colombianas de diversificar sus productos y competir en un mercado global, nos introdujo hace tan sólo cinco años al maravilloso pero complejo mundo del emprendimiento. Y el tema se puso de moda. En ese momento se creó Innpulsa, como iniciativa del gobierno para fomentar la creación de nuevas empresas innovadoras, que se sumó a otras entidades ya existentes como Ruta N o Connect Bogotá.

Empezábamos entonces, sin haber identificado nuestra propia identidad emprendedora, a crear un ecosistema en el que se podía encontrar personas con ideas innovadoras pero que no sabían dónde encontrar inversionistas; inversionistas que tenían interés en nuevas oportunidades, pero no estaban dispuestos a arriesgar su dinero; universidades que querían crear centros de emprendimiento, pero que no contemplaban el futuro de los proyectos al terminar los estudiantes sus carreras; entidades que repartían premios en dinero a través de concursos, pero sin hacer un seguimiento a los proyectos.

Poco a poco, y siguiendo el principio básico del emprendedor de no temer al fracaso y de trascender las fronteras y los riesgos para sacar adelante los proyectos, hemos ido descubriendo nuestra propia identidad. Porque cada ecosistema es diferente según la región en la que se encuentre, su nivel de desarrollo y sus valores culturales. En el camino, hemos visto muchos proyectos que no han tenido éxito o que han tenido que reinventarse para sobrevivir. Pero ha sido un proceso de aprendizaje productivo.

Lea también: Emprendimiento corrupto

Hoy el mapa del emprendimiento en Colombia es completamente diferente y atractivo. Ya tenemos casos de éxito de startups que han pasado a la siguiente fase y han escalado para convertirse en empresas rentables con presencia en otros países. También encontramos inversionistas de riesgo, aunque la mayoría siguen siendo extranjeros, que han participado en varias startups locales, y el gobierno ha alineado su estrategia de apoyo, no tanto a través de la financiación directa, sino a través de programas de aceleración y apoyo en el diseño de estrategias para el crecimiento, como es el caso de Apps.co.

¿Cuál ha sido la clave en la evolución del ecosistema emprendedor del país? Todos sabemos que los colombianos siempre hemos sido emprendedores por necesidad y no por oportunidad, como en la mayoría de países emergentes. Pero generalmente, las empresas que surgen de la necesidad no prosperan o no crecen, porque su fin último es el de poder satisfacer una necesidad básica. Sin embargo, en este ecosistema que estamos construyendo hemos aprendido a encontrar oportunidades innovadoras a partir de nuestras propias necesidades. Y eso es lo que nos diferencia de otros ecosistemas. Esa es nuestra identidad emprendedora.

Dos ejemplos son Rappi y Tappsi. El primero, surge por el tradicional servicio a domicilio, tan popular en países emergentes. Viendo la oportunidad de simplificar el servicio a los proveedores y facilitar la compra a los clientes, Rappi fue creada en el 2015 y se ha convertido hoy en la mayor aplicación de servicios a domicilio en el país y ha llegado también a Brasil y México, con una facturación actual estimada en 11 millones de dólares.

Por otra parte, Tappsi identificó una oportunidad en la inseguridad y desprestigio del servicio de taxis en Colombia. Creada en el año 2012, Tappsi se consolida hoy como la mayor aplicación para solicitar el servicio de taxis que opera en Colombia, Ecuador y Perú, con más de 4 millones de descargas e ingresos de más de 2 millones de dólares.

Los logros son muy importantes, y aunque todavía hay mucho camino por recorrer, hemos demostrado que en Colombia ya existe un ecosistema emprendedor dinámico, con capacidad de innovar, escalar e internacionalizarse.

Recomendado: El emprendimiento colombiano que cambió la forma de buscar empleo

Por nuestra parte, el IE sigue apostando por el desarrollo del emprendimiento en Colombia. Nuestro papel, es el de crear espacios de aprendizaje e integración para que los diferentes actores puedan conocerse, compartir mejores prácticas y casos de éxito del mundo, y tener acceso a plataformas que les permitan impulsar sus proyectos. El próximo South Summit Alianza del Pacífico, que realizaremos el 30 de noviembre y 1 de diciembre en el marco del Héroes Fest organizado por Innpulsa, es una muestra de nuestro aporte.

El South Summit es el evento de emprendimiento más importante del sur de Europa, en el que se conecta a los emprendedores con inversionistas internacionales y corporaciones que busquen mejorar su competitividad a través de la innovación. En su primera edición en América Latina, El South Summit Alianza del Pacífico abrirá un espacio a 40 startups innovadoras de la región para que presenten sus startups y participen de un bootcamp organizado por IE Business School. Una contribución más al desarrollo del ecosistema en la región.

Por: Patricia Salgar, Directora IE – Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 533

PORTADA

¿En qué invertir en Colombia en 2018?

Un alza moderada del PIB sería buena para los inversionistas. Elecciones, gran incógnita. Criptomonedas, solo para arriesgados. acciones, la recomendación de los expertos.