| 6/8/2014 6:50:00 PM

Carlos Slim deberá pagar US$123 millones a Ecuador

La empresa de telecomunicaciones Claro, del grupo América Móvil del magnate mexicano Carlos Slim, deberá pagar a Ecuador por impuestos no pagados entre 2003 y 2006, informó el Servicio de Rentas Internas (SRI).

La empresa Consorcio Ecuatoriano de Telecomunicaciones (Conecel, a cargo de Claro), que domina en mercado ecuatoriano, adeuda ese monto al Estado ecuatoriano una vez que la suprema Corte Nacional de Justicia (CNJ) emitió sentencia la semana pasada, señaló el SRI en un comunicado.

Añadió que "las glosas corresponden a impuestos no pagados entre los años 2003 y 2006 por esta empresa".

El SRI precisó que en julio de 2013, la multinacional pagó unos 113 millones de dólares y que los 123 millones adicionales "corresponden al saldo de la deuda".

El jueves, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, indicó a través de su cuenta en Twitter que el país ganó "en última instancia juicio a Claro. Tendrá que pagar impuestos eludidos hasta 2006 y 29 millones (de dólares) en utilidades a sus trabajadores".

Hasta 2006, Conecel registraba impuestos por cerca de un millón de dólares al año, mientras que a partir de 2007 aumentó a cifras superiores a 130 millones, de acuerdo con la autoridad tributaria.

En marzo último, la justicia ecuatoriana suspendió temporalmente una multa de 138,5 millones de dólares que un órgano de control de mercado había impuesto a la telefónica por afectar la libre competencia.

Con un 67% del mercado ecuatoriano, Claro es el principal proveedor del servicio de telefonía celular, por delante de Movistar (de la española Telefónica, con 30%) y de la estatal ecuatoriana CNT (2,5%).

Conecel opera en Ecuador desde 1993 y en el año 2000 pasó a ser subsidiaria de América Móvil.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?