| 12/22/2014 6:10:00 AM

Compartir el carro, otra alternativa

Esta es una práctica que muy pocos colombianos utilizan ya sea por temas de seguridad o porque prefieren hacer uso de su vehículo sin tener que alterar su privacidad.

Sin embargo, ante los problemas de movilidad y la necesidad de ahorrar costos esta puede resultar una buena alternativa.

Estos fueron aspectos analizados por Pedro Meduna, creador de la plataforma Tripda, una red virtual que permite que personas que van hacia y desde un mismo destino se pongan en contacto para viajar juntas y, de esta forma, no solo compartir los gastos de traslado, sino también entablar lazos de amistad.

Este servicio, que en el mundo se conoce como carpooling, comenzó a ser ofrecido en Colombia por Tripda en agosto pasado inicialmente de forma gratuita y cuanto tenga un número significativo de clientes comenzará a cobrarse. Hoy ya cuenta en el país con más de 20.000 usuarios.

Así las cosas, las personas que no tienen un carro o no quieren manejar pueden registrarse en la plataforma y dar a conocer allí su trayecto o conocer quién está realizando el mismo recorrido. Es una plataforma cuyo enfoque principal son las distancias largas, aunque también ha tenido demanda en
las cortas.

El directivo explicó que para hacer uso de la herramienta tecnológica es necesario tener un perfil de Facebook para a través de esta red realizar la inscripción. Allí el usuario aporta datos como correo electrónico y número telefónico.

Camilo Sarasti, co fundador de Tripda Colombia, precisa que Facebook propicia una dosis de seguridad porque allí se puede identificar quién es la persona, cuántos amigos tiene y a qué se dedica, entre otros datos que resultan valiosos.

Otro punto que se tiene en cuenta para garantizar la seguridad es la cantidad de viajes que las personas han realizado haciendo uso de la plataforma y evaluaciones. Después de cada viaje los pasajeros evalúan al conductor y viceversa.

Para las mujeres la herramienta tiene un botón denominado “solo para ellas”, con la idea de que el servicio de transporte o traslado se preste solo entre ellas, sin que esto quiera decir que una mujer que quiera llevar a un hombre no pueda hacerlo.

En el momento de registrarse también se hace la validación de un correo institucional para determinar en donde estudia o trabaja la persona y así generar mayores niveles de confianza.

Una vez creada la cuenta en Tripda se accede a ofertas de viaje, con el previo registro de las características del vehículo, o se puede buscar un recorrido que se ajuste a las necesidades de quien demanda el servicio.

Camilo Sarasti explica que el sistema se encarga de calcular los costos incluyendo gasolina y peajes y los divide de acuerdo con el número de pasajeros.

Los directivos señalan que la mayor demanda se registra en este momento por parte de estudiantes de instituciones ubicadas en el centro de la ciudad y que deben trasladarse a municipios como Cajicá o Chía, dice Camilo Sarasti, gerente de la firma en el país.

En Latinoamérica Tripda ya tiene presencia en mercados como Uruguay, Argentina, Chile y México, mientras que en Asia lo utilizan usuarios de Filipinas, Malasia, Singapur y Taiwán.

Sarasti reitera que por tratarse de una herramienta enfocada en distancias largas, en esta época del año puede ser una buena alternativa para trasladarse a lo largo y ancho del país, sin embargo, aclara que los viajes deben ser registrados con anterioridad para facilitar la consecución del servicio.

“Esperamos que para las fiestas de Navidad y fin de año, contar con más de 20.000 usuarios, 5.000 viajes por mes y más de 50.000 seguidores en la fan page de Facebook, asimismo ser reconocidos como una alternativa de transporte entre las ciudades”, concluye Sarasti.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?