| 7/21/2014 6:00:00 AM

Escuelas de fútbol en su mejor momento

Las escuelas de formación futbolística deben su auge de inscripciones a la destacada participación de la Selección Colombia en el Mundial Brasil 2014, pues durante las últimas semanas, sus inscripciones han aumentado en un 60%.

Dinero.com consultó a las principales escuelas de formación futbolística de Bogotá y todas, aseguraron que durante la época mundialista las inscripciones fueron muy reducidas ya que los niños y los padres preferían estar en sus casas o de viaje disfrutando de los partidos.

Pero en las dos últimas semanas, los teléfonos no han parado de sonar; a diario cerca de 15 padres de familia se acercan a las escuelas porque el sueño de que sus hijos sean los próximos James Rodríguez, Radamel Falcao, Juan Guillermo Cuadrado o David Ospina se disparó. Pero no sólo nuevos talentos se han interesado, jóvenes que habían determinado retirarse de sus escuelas han regresado para continuar soñando con ser futbolistas.

En promedio, en Bogotá las escuelas tienen un costo en la matrícula de $200.000, sin embargo, los montos varían según el estrato socioeconómico. Para escuela, los niños toman clases los fines de semana y sólo un día entre semana, para lo que deben pagar sus padres una mensualidad que oscila entre los $30.000 y los $150.000. Al ingresar, con el pago de la matrícula, los niños son acreditados como alumnos en sus escuelas y tienen derecho a un kit deportivo (que cambia según la escuela y el rector) que consta de 2 camisetas de competencia, pantaloneta, dos pares de medias y un peto de entrenamiento que significa el look o la moda con la que se presenta el equipo en sus entrenamientos.

La carrera futbolística ¿con o sin estudio?

Rectores, administrativos y directivos consultados señalaron que en promedio, en sus escuelas tienen de a 100 a 200 niños inscritos entre los 6 y 13 años de edad. Estos chicos inician su formación como futbolistas y al cumplir el límite de edad (12 o 13 años) las escuelas determinan, en pruebas clasificatorias si los ascienden al club para continuar su formación juvenil.

La gran mayoría de los niños que participan de la formación futbolística, distribuyen su tiempo entre sus estudios académicos y el deporte, no obstante, muchos alumnos que son promovidos a los clubes o que tienen la posibilidad de ascender en su carrera deportiva, abandonan el colegio o no consideran ingresar a la universidad.

Los rectores de las escuelas critican que hoy, ni la Federación Colombiana de Fútbol, ni la Dimayor ni Difútbol, les exijan a sus jugadores un nivel educativo, por lo que Europa nos lleva demasiada ventaja en este aspecto.
Una vez los jóvenes futbolistas que logran demostrar sus fortalezas en la escuela, son promovidos y en su mayoría becados a los clubes. Allí, aumentan el rigor y la exigencia de los entrenamientos que usualmente se realizan cuatro días a la semana y compiten los fines de semana. Un jugador en club tiene un una alta competencia porque de allí, cuando cumplen los 17 años, pueden dar el salto a los equipos de la categoría A o B, según las alianzas que la escuela o el club tengan en ese momento. Como señalan los directivos y entrenadores, lo que importa en este momento de la carrera de los jóvenes es exponer su talento.

Sin recursos, sin carrera

La mayoría de jóvenes que ingresan a los clubes alcanzan el mérito por su destreza, ganas e interés por el deporte. Sin embargo, al ser becados en su mayoría, los clubes deben buscar financiamiento y recursos externos para desarrollar a las futuras estrellas del deporte. Dependiendo del club, en oportunidades el joven puede ayudar con el pago de media mensualidad o consiguiendo sus recursos.
“Mucho talento se pierde porque no hay el dinero suficiente para estar vinculados en la formación deportiva. El país está exigiendo un ministerio del deporte porque ya está demostrado que lo que hay es disciplina y talento en nuestros jóvenes”, aseguró Gustavo Restrepo, uno de los directivos consultados que lidera la Corporación Deportiva Jaguares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?