| 5/28/2015 4:00:00 PM

Comercio internacional de la eurozona frente al mundo

El comercio internacional de Europa continua mejorando de forma importante comenzando 2015 pero subsisten inquietudes sobre el efecto que podría tener el en futuro en el desempeño del comercio exterior, en especial en servicios, ante el avance de la era digital.

La eurozona reportó no solo una tasa de crecimiento económico favorable comenzando 2015 gracias, entre otros factores, a la recuperación de España e Italia, las dos economías de la periferia del euro que más pesan y que conjuntamente son poco más de un tercio de la eurozona y, confirmando las especulaciones, a que aprovechó un euro más competitivo frente al mundo para ampliar su superávit de cuenta corriente.

El superávit anual de cuenta corriente ascendió a casi 2,4% del PIB o 76.400 millones de euros en los primeros tres meses. La balanza comercial de bienes tuvo un superávit de 7.466 millones de euros y la de servicios de 15.500 millones de euros.

Sin embargo, en los últimos 12 meses el superávit de servicios disminuyó 12,6%. Este caso puntual tiene a las autoridades inquietas frente al cambio tecnológico mundial pues sienten que la ruptura de las tecnologías de la información en la era digital podría poner en riesgo el empleo y a las empresas manufactureras de Europa como automóviles, textiles, energía, electrodomésticos e industria agroalimentaria.

Según Gunner Oettinger, Comisario Europeo de Economía Digital, las plataformas de servicios en red o internet de Estados Unidos podrían implicar que en el futuro Europa haga carros pero no sea quien provea los servicios que revistan las utilidades y necesidades que se vendan en ellos.

A su juicio, una de las mayores inquietudes en un creciente mercado integrado por el comercio electrónico, es decir un mercado único digital, es que en él prosperen las empresas europeas.

Por otro lado, considera que si la generación de energía renovable y de su almacenamiento siguen disminuyendo sus costos, los hogares consideraran viable generar y almacenar energía poniendo en riesgos las enormes inversiones en infraestructura energética que han realizado las empresas del sector energético en el viejo continente.

La preocupaciones e inquietudes han puesto de relieve la forma como China está afrontando los retos que supone la era digital es a través de restringir la presencia de empresas americanas de internet en su economía. No sobra recordar que la prohibición de Amazon dio pie a la versión china, Alibaba o que las restricciones sobre Google dieron pie a Baidu.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?