| 12/7/2017 2:35:00 PM

Atún Van Camp's vuelve a figurar por presuntos abusos contra sus empleados en Cartagena

Luego del hallazgo de mercurio en varios de sus productos, el fabricante de Atún Van Camps es nuevamente objeto de polémica luego de que se conocieran varias denuncias de sus trabajadores en la planta de Cartagena.

Varias de las denuncias se conocieron luego de que el colectivo de abogados José Alvear Restrepo replicara un comunicado de prensa de Sinaltrainal, uno de los sindicatos de la multinacional productora de atún Seatech International.

Según denuncian los empleados, el 99% de ellos no cuentan con contrato directo ya que supuestamente “están tercerizados mediante la figura intermediación ilegal”.

El informe expone que la lucha de las mujeres, quienes en su mayoría son madres cabeza de familia, “ha sido titánica” para defender sus derechos frente a la multinacional.

Visite: Estas son las ofertas y peticiones para el salario mínimo de 2018

“La empresa sacó de sus puestos de trabajo a 120 trabajadoras, por estar afiliadas a lo que le llama "Sindicatos Rojos", prefiriendo pagarles salario en sus casas a fin de debilitar a las organizaciones sindicales consecuentes”, señala el documento.

Expone además que debido a la insistencia de los colectivos sindicales de la multinacional Seatech International, se logró el reintegro de tres de las trabajadoras que supuestamente habían sido retiradas indiscriminadamente.

Esta no es la primera vez que Seatech International es cuestionada por sus prácticas corporativas. Ya en 2015 se había expuesto en otros medios locales el supuesto ‘drama’ de los empleados de la multinacional.

La situación llegó a un punto crítico, según los reportes de esa fecha, cuando unas 300 personas decidieron hacer un plantón en la fábrica de Seatech International luego de que la multinacional informara sobre una “parada técnica” por exceso de inventario.

Esta situación derivó en su momento en despidos de trabajadores, a quienes al parecer se les prometió que volverían a ser reintegrados una vez las condiciones volvieran a su normalidad.

Hoy nuevamente la multinacional está en el ojo del huracán y por ello Dinero decidió cuestionar a sus directivos en Colombia al respecto.

Le podría interesar: Centrales de trabajadores se proponen frenar el ingreso de Colombia a la Ocde

La marca dijo a este medio que dada las particularidades “especialísimas” de su actividad industrial, Seatech  International Inc. contrata servicios con otras empresas que vinculan por obra o labor a sus trabajadores para procesar el atún que comercializan.

“Estos contratos no solo están permitidos por ley sino que son necesarios para garantizar la viabilidad de industrias como la del atún, en que las condiciones operativas son impredecibles y variables constantemente”, explica la marca.

Seatech International dice que hay temporadas en las que no hay suministro de materia prima, otras en que hay más atún o en las que hay más variabilidad del tipo de este pescado que llega a las plantas.

Según explica, “esto requiere una producción flexible de manera que se adapte a las condiciones de suministro de materia prima y las realidades económicas que eso significa”.

“Para nosotros lo ideal sería que eso no sucediera y poder trabajar constantemente sin variaciones, infortunadamente es un asunto que depende de la naturaleza y no de una empresa o de la voluntad humana”, argumenta la multinacional.

Cifras compartidas por la compañía, muestran que Seatech International Inc. y sus contratistas generan empleo para unas 1.900 personas.

Confirman además que la mayor parte de su fuerza de trabajo son mujeres cabeza de familia. De hecho, se considera que esta es una de las principales empleadoras de este grupo social en Cartagena.

Seatech International Inc dejó claro que “no es cierto que haya sacado 120 trabajadores por su condición de sindicalistas, ni por ninguna otra razón”.  

“La expresión “Sindicatos Rojos” no está en nuestro léxico. La compañía respeta el derecho de asociación sindical y es una exigencia de sus políticas corporativas”, afirma.

En sus declaraciones la compañía confirma que sí se han presentado una serie de protestas en los últimos días pero aclara que hacen parte de las exigencias de “un grupo minoritario”.

“Se ha dedicado a hacerle mala prensa a la compañía y que ha optado por una estrategia de  difamación en vez del diálogo; el mismo grupo que obstaculizó el derecho al trabajo de la mayoría en el año 2015, cuando acudió a vías de hecho para tomarse la planta”, afirmaron los voceros de la marca.

Puede interesarle: Cedetrabajo y CUT aseguran que el DNP falló en cálculo de productividad

Años grises

La multinacional ha tenido que sortear situaciones difíciles en los últimos años.

A finales de 2016 por ejemplo, y después de que el Invima realizara una serie de alertas sanitarias con respecto a los niveles de mercurio hallado en los productos de Atún Van Camps, la categoría de atún presentó un descenso de 23% en kg frente a su promedio histórico de venta. Hoy, un año después, estos volúmenes aún presentan una disminución del 6%.

La compañía explica que la mayor afectación se evidenció en canal moderno (supermercados). “Van Camp’s, como marca líder del mercado, no fue ajena a esta situación: tanto en la caída inicial, como en la recuperación que ha experimentado la categoría”, explica.

Desde ese episodio la marca dice que ha implementado todas las medidas de producción necesarias para garantizar que los límites de mercurio de sus productos cumplan a cabalidad con la legislación sanitaria vigente.

Además, destaca que ha trabajado en la mejora de las fuentes de información disponibles al público sobre el consumo de atún para generar mayor conocimiento sobre su seguridad alimentaria y beneficios nutricionales.

“Es importante destacar que aunque el propio Invima ha señalado reiteradamente –incluso en los textos de las mismas alertas sanitarias emitidas- que no existe peligro alguno en el consumo de cualquiera de las latas objeto de alerta, en Van Camp’s implementamos las medidas necesarias para retirar las latas del mercado”, reitera.

Según lo dicen los expertos de la marca, la gran mayoría de los peces de mar contienen, y siempre han contenido, mercurio proveniente de procesos naturales, entre los que se destacan la erosión y actividades volcánicas.

Afirman que esta es una realidad esencialmente natural y no es resultado de la acción humana con motivo de los procesos industriales. De acuerdo a su versión, es por esto que los niveles de mercurio en peces oceánicos como el atún se han mantenido constantes por más de 150 años.

Atún Van Camps cita “información científica reciente”, para afirmar que los atunes tienen 10 veces más selenio que mercurio, por lo que su consumo supuestamente no genera toxicidad.

“Por el contrario, ayuda a prevenir efectos tóxicos del mercurio al que estamos expuestas las personas debido a otras fuentes, como las amalgamas dentales”, explica.

 Recomendado: Empresarios no quieren "ofertas inalcanzables" de los trabajadores para el salario mínimo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?