| 8/12/2013 4:00:00 PM

A Argos, Celsia y Epsa les suena Isagen

Grupo Argos se encuentra evaluando, junto con sus filiales de energía, su participación en la subasta para la enajenación de las acciones del Gobierno Nacional en Isagen.

Grupo Argos, matriz con inversiones estratégicas en las compañías listadas en Bolsa de Valores, Argos (cementos y concretos), Celsia y Epsa (energía), manifestó que se encuentra evaluando, junto con sus filiales de energía Celsia y Epsa, participar en el proceso de venta de las acciones del Gobierno Nacional en Isagen S.A. ESP, recientemente anunciado por los Ministerios de Hacienda y Crédito Público y Minas y Energía.

Para estos propósitos, Grupo Argos y sus filiales de energía se están preparando para ser calificados como inversionistas estratégicos aptos para participar en la segunda fase del proceso de venta, razón por la cual han radicado ante la Superintendencia de Industria y Comercio una solicitud en ese sentido. Grupo Argos cuenta con la capacidad patrimonial y operativa para participar y comenzará a realizar todas las gestiones que el proceso requiere.

Isagen S.A. ESP es una de las empresas líderes del mercado de energía en Colombia y cuenta con una reconocida administración, conformada por un equipo humano de primer nivel y probada experiencia, en la que se destacan sólidos principios corporativos, cultura de sostenibilidad, innovación y creación de valor para sus accionistas.

“Isagen se ha distinguido por su excelente administración, la calidad de su talento humano y el impacto regional y nacional de su gestión, de ahí que esta oportunidad sea atractiva. Participar en este proceso es consistente con la estrategia de Grupo Argos y sus filiales de energía para afianzar su presencia en el mercado eléctrico de Colombia”, afirmó José Alberto Vélez, Presidente de Grupo Argos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 526

PORTADA

Estas son las pymes más ganadoras de Colombia en 2017

Las pequeñas y medianas empresas se ratifican como las locomotoras del país, no solo por su aporte al empleo, sino porque su menor tamaño les permite capotear mejor la desaceleración. Estas son las que más facturan.